sábado, 3 de septiembre de 2011

El rubro “Solos y Solas”, que encubre oferta sexual

El cierre del "rubro 1046 Servicios para el hombre y la mujer", en La Capital de Rosario, provocó que estos avisos pasaran a "Solas y solos", entre otros. En Mar del Plata ocurrió algo similar. Este viernes se publicaron 23 avisos de mujeres que buscan “una relación informal”. Muchos teléfonos condicen con los publicados en el rubro 41 que fue prohibido por decreto presidencial. Discriminación para chicas trans
Por: Por Belén Cano, bcano@diarioelatlantico.com
“Solos y solas” es el nuevo rubro del suplemento de clasificados del diario La Capital. Sin embargo son todas mujeres las que decidieron pagar el anuncio y lejos de buscar el amor, se exponen para “una relación informal”.

No pasaron todavía dos meses del anuncio que hizo la Presidenta de la Nación quien, por decreto, decidió terminar con el denominado rubro 59 que promocionaba mujeres como si se tratara de mercancías que era posible alquilar por hora. Y en distintos medios del país ya comenzaron a buscarse las artimañas para evadir las sanciones que se anunciaron que se aplicarían en caso de desatender la nueva normativa.
Ayer apareció por primera vez en el diario La Capital el rubro 39, denominado Solos y Solas, según dio la primicia Radio Residencias. Son 23 las anunciantes, todas mujeres. Un dato que llama la atención es que siete de ellas tienen el calificativo “distinta”: un rótulo discriminativo para las chicas trans.
Lejos de ser un rubro para contactar corazones solitarios, en cada aviso se deja en claro que el vínculo que se puede entablar es “sin compromiso”. La frase más repetida indica: “se busca caballero para relación informal”.
De acuerdo a lo que pudo averiguar El Atlántico, desde el medio se llamó a quienes venían publicando “servicios” en el rubro 41 de oferta sexual, para que lo sigan haciendo bajo esta modalidad. Había algunas diferencias. Debían ser avisos más breves y el precio se duplicaría: 84 pesos semanales. Una rápida cuenta arroja una ganancia de casi ocho mil pesos, con apenas 23 anuncios, cada mes. Hubo mujeres trans, condenadas a la prostitución, que decidieron no publicar por el rótulo discriminativo que les asignaban.
Al constatar los teléfonos fijos que se publicaron ayer, con avisos clasificados del mes de junio -cuando todavía estaba vigente el rubro 41-, hubo algunas coincidencias. De las quince publicaciones que tienen teléfonos de línea, siete eran los mismos publicados en aquel rubro el pasado 7 de junio, día elegido al azar.
Uno de los números que aparece, para contactar a Mía, de 22 años, se repetía una decena de veces en los clasificados de hace dos meses -con distintos nombres-, lo que da la pauta de que se trataría de un privado. Otros teléfonos de “solas” en busca de caballeros se repetían dos y tres veces cada uno en el suplemento del 7 de junio.
Esta modalidad no es exclusividad del multimedios local, sino que se repite en otros diarios del país. Tales son los casos de La Nueva Provincia, de Bahía Blanca, donde los anuncios del rubro 36 señalan: “Corazón solitario” y se ofrecen números telefónicos. En La Capital de Rosario se utilizan las mismas palabras que en La Capital marplatense: “Señorita busca caballero, relación informal”. Así se anuncian, sin ni siquiera dar un nombre.
El diario Río Negro directamente sigue manteniendo el rubro de oferta sexual, sin ningún tipo de tapujo. “Alma delgadita completita, sin límites 24 horas” y “Jenna rubia ardiente dispuesta a todo!”, así lo confirman.

“Una prohibición no alcanza”
Al analizar esta situación, Patricia Gordon, psicóloga, integrante de La Alameda Mar del Plata y de la mesa contra la trata que se desarrolla en el Concejo Deliberante, planteó: “Era acción esperable. Si recordamos los miles de pesos que le ingresaban al diario con la publicación de estos avisos, me parecía que no era una negocio que iba a dejar pasar de un día para otro”.
"Pero además -sumó la profesional con experiencia en el tratamiento de la mujeres víctimas de las redes de trata- se pone de manifiesto que con una prohibición no alcanza. La batalla cultural se tiene que dar también en otros planos”, contempló.
“Para que haya un cambio real es necesario mover la base patriarcal que existe, generar conciencia. Si bien fue bien visto el decreto, era algo pedido por distintos movimientos, nos damos cuenta que los cambio no vienen de la mera prohibición”, sumó. En este sentido, reparó en que la lucha que se da en contra la trata de personas, en este caso con fines de explotación sexual, y “no se trata de una persecución a prostitutas y travestis, que caen en la prostitución como único medio de vida”.
En este sentido, marcó: “Para avanzar contra la trata es necesario que se modifique la ley vigente, fundamentalmente, que se quite el término consentimiento que hoy no permite el rescate de las jóvenes mayores de 18”.
“Por otro lado, hay que seguir trabajando mucho en la población para que todos tomemos conciencia que estamos hablando de redes de crimen organizado. Para poder desmantelar un sistema opresor de mujeres, niñas y niños no alcanza con medidas aisladas. Se necesita un programa nacional de lucha contra la trata”, expresó Gordon.
Enseguida se refirió a la situación de las víctimas: “Recientemente en la ciudad marchamos contra la trata y entre los reclamos marcamos que no hay en Mar del Plata un refugio para las víctimas, a pesar de las promesas”.
Por último, mencionó que la mesa de trabajo del Concejo contra este delito volverá a reunirse en los próximos días y está previsto citar a funcionarios de áreas con competencia en la lucha contra la trata.

“Una medida insuficiente”
“En julio -cuando se anunció el cese del rubro 59- desde el movimiento de mujeres celebrábamos la medida. Pero también decíamos que era insuficiente ante la complejidad de un delito como la trata de personas, y reparábamos en que un Estado que se proclama defensor de los derechos humanos debería hacer mucho más”, expresó Yanina Cobos, del Colectivo Las Juanas.
“Hoy tenemos que lamentar que un diario de la ciudad vuelva a publicarlos tras la fachada de un rubro donde 'se ofrecen señoritas solas'”, apuntó.
Enseguida, recordó que “la prohibición de los avisos de oferta sexual es un reclamo de hace tiempo” y planteó que desde la Cámara de Diputados se está impulsando un proyecto para “quitarles la pauta oficial a los medios o grupos mediáticos que toleran este tipo de avisos”.
En este sentido, marcó: “Creemos que el Estado no debe financiar a los medios de comunicación que alienten la discriminación, promuevan la trata de personas o la violencia contra las mujeres”.
“Ojalá que el Poder Ejecutivo comprenda que la solución al delito de trata de personas pasa por un conjunto de políticas integrales y no por medidas aisladas”, concluyó la referente de Las Juanas en Mar del Plata.
Fuente: Diario El Atlántico

1 comentario:

Anónimo dijo...

La dictadura sobre los demás... es dictadura.
Encubierta por la hipocresía o la santurronería no mejora.
Igualmente puede ser talibánismo o inquisición.
La misma antagónica Esther Vilar, en el varón domado era totalitaria -como ustedes, al implicar que el matrimonio tradicional era prostitución aceptada.
Es increible la perversión que tienen los santurrones en cuanto al sexo. Les horroriza, de la boca para afuera claro.
No les creo que sean vírgenes, no les creo que no tengan relaciones extramatrimoniales, no les creo.
Podrá, alguno de ellos muy enfermo, creerse a sí mismo.
Como creía el Quijote que atacaba gigantes... y eran molinos, pero podrían haber sido judios, burgueses, niños, prostitutas o sus clientes solitarios.
Gracisa hipócritas talibanes... por nada!

Quizás también le interese: