martes, 29 de noviembre de 2011

Constituyen el Instituto Latinoamericano de Comunicación para el Desarrollo

El Instituto Latinoamericano de Comunicación para el Desarrollo (ILCD) fue fundado en Paraguay. El instituto servirá para abrir espacios de reflexión sobre la comunicación, debates académicos, edición y publicación de obras
Con la finalidad de promover en América Latina una comunicación para el cambio social y el desarrollo humano integral, un grupo de comunicadores del continente constituyó el Instituto Latinoamericano de Comunicación para el Desarrollo. Dicho evento se dio en el marco del I Foro de Comunicación para el Desarrollo, que tuvo lugar, en la capital paraguaya, del 24 al 25 de noviembre.
La primera Comisión Directiva quedó conformada por Juan Díaz Bordenave,un paraguayo paradigmático en el mundo de la cultura y la comunicación como Presidente Honorario. Washington Uranga (Argentina), presidente en ejercicio. La dirección general está integrada por Anamaría Rodríguez (Colombia), Pepe Arevalo (Perú), Gerardo Lombardi (Venezuela - ALER), Thomas Tufte (Dinamarca) y Rogelia Zarza (Paraguay).
Según don Juan Díaz Bordenave, La comunicación es un derecho fundamental inherente a todo ser humano y, la comunicación social es un bien público que no puede ser enajenado. "Ello nos obliga a promover la formación y el acceso a los medios y técnicas de comunicación para todas las personas y nos urge a promover políticas más efectivas de comunicación pública".
"No estamos hablando de una cosa extraña, estamos hablando de un derecho inherente a nuestra condición humana", reivindicó también el representante de la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica (ALER), Gerardo Lombardi. La comunicación social no puede estar solamente en manos del sector privado comercial, enfatizó: "Debemos construir modelos de desarrollo que sean incluyentes: "Se debe lograr un cambio en el monopolio temático en los medios, pensar que es posible la creación de una comunicación hecha desde el corazón, y no con fines de lucro o intereses políticos, en contra de la clase popular".
Para Rogelia Zarza, directora general del flamante Instituto de Comunicación para el Desarrollo, las actividades que se tienen previstas para el primer año, además de las burocráticas y legales, estarán centradas en la constitución de núcleos del Instituto en diversos países del continente y en actividades de formación e investigación en el campo de la comunicación social para el cambio. Además indica que tienen las puertas y ventanas abiertas para todas las personas e instituciones interesadas en sumarse a esta valiosa iniciativa latinoamericana.
Fuente: ILCD

Charla con Washigton Uranga: Diálogo, comunicación y democracia
Por: Paulo López
Para el comunicador la verdad debe ser fruto de una construcción colectiva
Como parte de la última jornada de las actividades del I Foro Nacional de Comunicación para el Desarrollo Ne’ê Jeroguata, realizado por la Sicom entre el jueves 24 y el viernes 25 de noviembre, en el Teatro Municipal el comunicador uruguayo Washington Uranga, del Instituto Latinoamericano de Comunicación para el Desarrollo (ILCD) y periodista del diario Página/12 de Argentina, participó de la mesa temática denominada “Superación de las desigualdades. La comunicación en el proceso de integración de los pueblos”.
En su intervención el panelista indicó en primer lugar que el principio fundamental para superar las desigualdades a través de la comunicación es “no creérsela”, según dijo. En este sentido se refería a “la verdad” no como un atributo individual, sino como una construcción colectiva que se inscribe en un proceso de reafirmación de las identidades que, de tal manera, recrea las bases para superar la inequidad.
Esta reafirmación a la que aludió se refiere básicamente al reconocimiento de la alteridad, el enriquecimiento constante a partir del diálogo desde la diferencia de las culturas. Seguidamente remarcó que este diálogo entre la diferencia y la superación de las desigualdades se realiza en un marco de conflictividad social que es inherente al encuentro de esas identidades heterogéneas. No se trata entonces de eludir el conflicto, sino de asumir el derecho a existir de las diferencias culturales y de la diversidad de universos de representación que se pronuncian desde sus respectivos lugares.
En esta dirección que apunta a fortalecer el libre juego de las otredades discursivas advirtió que la imposición del consenso es la aspiración de los poderosos. Añadió que la superación de las desigualdades requiere de instancias de reafirmación de identidades, voluntad de diálogo, respeto a los derechos humanos y construcción política.
Posteriormente, citando al pedagogo Paulo Freire, sostuvo que “la lucha por la diversidad es necesariamente una lucha en la que se debe reconocer el diálogo intercultural”. Estas identidades en relación, como las denominó, son las que crean las condiciones de su dinamismo, las que propician el enriquecimiento y la transformación en su reciprocidad a través de “un proceso relacional”.
Subrayó que este proceso tiene que ver con pensar la lógica del poder porque “la comunicación es el espacio de lucha simbólica por el poder”. Por ello, no hay que rehuir al conflicto y tampoco al poder. Respecto a estos últimos aseveró que no constituyen circunstancias de peligro y que la cuestión radica en cómo se construyen y asumen desde las identidades y la diversidad, cómo posicionan miradas múltiples en oposición a la unicidad del consenso hegemónico.
A renglón seguido agregó que la importancia de este diálogo y la tarea política permanente que de ella se deriva hay que asumirlas desde la comunicación porque “lo comunicacional es transversal a la construcción política y, por lo tanto, un ámbito de construcción de lo ciudadano. Lo ciudadano requiere de la comunicación. No hay ciudadanía legítima sin comunicación democrática”.
Por último, frente al escenario expuesto, se formuló la pregunta inevitable: qué hacer. Y se respondió evocando al escritor Eduardo Galeano: “Hacer lo que cada uno y cada una tiene como responsabilidad en su lugar específico”. Así es que, finalizó, tenemos que recuperar el sueño como motor de nuestras acciones, saber “qué queremos mañana para empezar a hacerlo hoy”.

Periodista sostiene que monopolio de medios es similar al problema de la tierra
Tanto los medios como las grandes extensiones de tierra están en manos de unos pocos, sostuvo Vicente Páez
El secretario general del Sindicato de Periodistas del Paraguay, Vicente Páez Chávez, aseguró que la concentración de medios, en manos de poderosos empresarios que otrora fueran puntal de la dictadura del General Alfredo Stroessner, es similar a la problemática de la tenencia de tierras
El monopolio de medios, así como el de la tierra, atenta contra el desarrollo del Paraguay, por lo que el periodista instó a los sectores populares para luchar por la democratización del uso del espectro radioeléctrico.
El mismo habló hoy durante una de las mesas de debate en el Primer Foro de Comunicación para el Desarrollo, que fue organizado por la Secretaría de Información y Comunicación para el Desarrollo (SICOM).
Idilio Méndez (izq.), Anamaría Rodríguez, de Ecuador, y Mariela González,
secretaria del SPP,  Pepe Arévalos, del Perú, y Vicente Páez.
Así como unas pocas familias tienen gran parte de las tierras productivas del país, los medios electrónicos no se salvan de este fenómeno político-económico, cuya característica fundamental es defender los intereses de los propietarios de medios. Estos son también propietarios de grandes extensiones de tierras, como la familia Zuccolillo, los Vierci, los Dominguez Dibb, los Wasmosy. A esto se agrega que los medios también están ligados a intereses vinculados a empresas de los mismos grupos.
Páez Chávez dijo que esta es la razón por la cual los medios criminalizan las luchas populares, en especial cuando se trata de reclamo por un pedazo de tierra. Sin embargo, esta orientación periodística se muestra también cuando se trata de reclamos laborales de trabajadores asalariados. Manifestó que la característica de los medios es el ocultamiento de la información, en especial cuando se trata de intereses vinculados a sus empresas y las transnacionales.
El comunicador dijo que este problema impide que los reclamos de la mayoría sean divulgados por los medios masivos, ya sea para tener mejor acceso a la salud, a la vivienda, la tierra y a la educación.

Campaña contra derechos comunitarios
El secretario general del SPP dijo que los poderosos empresarios de medios han hecho campañas para que las comunidades más pobres y vulnerables tengan sus propios medios de comunicación alternativa. Nuestro gremio había denunciado que existe una alianza entre propietarios de radios comerciales y el Parlamento Nacional, que ha promulgado una ley para supuestamente combatir las radios piratas o ilegales. Sin embargo, el objetivo principal es limitar la libertad de expresión y de prensa, ya que prohíbe a los responsables de las radios alternativas a recibir publicidad tanto del Estado como del sector privado. Así mismo limitó el alcance de las radios de 50 hasta 300 watts de potencia
Páez Chávez habló en el panel sobre “comunicación, cultura, poder. Tensiones entre cultura, economía y comunicación”. En la mesa estuvieron también Anammaría Rodríguez, de Ecuador; Pepe Arévalos, de Perú e Idilio Méndez, periodista e investigador de Paraguay. El foro comenzó ayer y terminó en la fecha y se realizó en el local del Teatro Municipal de Asunción. Otra mesa de diálogo fue “superación de desigualdades. La comunicación en el proceso de integración de los pueblos”.
Fuente: EA

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: