sábado, 1 de agosto de 2015

México: Asesinan al fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril

Rubén Espinosa Becerril, fotoperiodista y corresponsal de las agencias Cuartoscuro, AVC noticias y de la revista Proceso en Veracruz, fue asesinado en un departamento de la colonia Narvarte, junto con cuatro mujeres más, según confirmaron sus familiares a la organización Artículo 19
El cuerpo “presenta signos de severos golpes en la cara. Familiares de Espinosa lo reportaron como desaparecido y avisaron a Articulo 19, quienes a su vez avisaron de manera formal a la PGR, Segob y CNDH para que se activaran los protocolos de búsqueda y localización”, de acuerdo con un comunicado de la organización de defensa de la libertad de expresión.

Rubén Espinosa, quien nació en la Ciudad de México, pero vivía y trabajaba en Veracruz, salió de este estado en junio pasado ante las amenazas y acosos que había recibido en la ciudad de Xalapa, Veracruz. Regresó hace un mes a la Ciudad de México en busca de protección.

De hecho, informa Artículo 19, Espinosa había tramitado su ingreso al Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación, pero aún se que se encontraba en trámite.

La organización Artículo 19 informó esta tarde que Espinosa Becerril había sido reportado como desaparecido desde ayer. Ya se había dado formal aviso a las autoridades para que pusieran en marcha los protocolos de localización.

Periodistas de a Pie, programa emitido el jueves 9 de julio de 2015
De acuerdo con la organización, ni familiares ni amigos conocían el paradero del fotoperiodista. La única información que tenían es que se dirigía a su casa cuando desapareció.

La noche de ayer una mujer reportó a la policía que encontró cinco cuerpos en un departamento de la colonia Narvarte, un hombre y cuatro mujeres. Tres de las mujeres vivían ahí y la cuarta era la empleada doméstica. Las víctimas tenían señales de tortura. En ese momento no se pudo identificar a las víctimas, pero más tarde sus familiares lo identificaron.

Un reporte preliminar de las autoridades de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal menciona que el cuerpo de Rubén Espinosa tenía dos disparos de arma de fuego.

Rubén Espinosa había regresado a México durante la primera quincena de junio pasado. El miércoles 10 de junio, por la mañana, el fotoperiodista notó a una persona afuera de su casa, en Xalapa. “No le di mucha importancia y seguí camino a realizar mi trabajo”, relató Espinosa en entrevista con Artículo 19.

En la tarde, dos individuos más permanecían frente a su hogar. “Tres me veían de manera agresiva, ahí se encontraba el primer sujeto, quien aparentemente me tomó una foto y me hizo una seña como de ‘¿Qué pedo?’”.

En la noche, cuando regresaba a su casa, dos personas lo siguieron, por lo que se refugió en una tienda de artículos para bebé. Minutos después, el fotoperiodista continuó su camino. Antes de llegar observó que afuera de su casa otras dos personas lo esperaban. Cuando lo vieron caminaron hacia él y Espinosa se hizo a un lado para dejarlos pasar. Éstas se detuvieron, lo miraron fijamente y se fueron.

Un día antes, el comunicador encabezó el acto oficial de la recolocación de una placa en honor a la periodista Regina Martínez, asesinada en la misma entidad el 28 de abril de 2012.

Sin embargo, Espinosa, quien se especializa en la cobertura de protestas sociales, indicó que en los últimos años le han dificultado cubrir eventos del gobierno local.

Ante las agresiones y el contexto cotidiano de violencia contra la prensa en la entidad del sureste mexicano, el fotoperiodista salió de Veracruz porque temía que el hostigamiento continuara y lo atacaran .

“Que un periodista decida desplazarse de la entidad donde labora para resguardar su integridad es un indicador de que no existen garantías para ejercer la libertad de expresión, así como de la falta de cumplimiento de protección en materia de derechos humanos”, señaló entonces Darío Ramírez, director general de Artículo 19 en México y Centroamérica.

Veracruz es la entidad más letal para los periodistas. Artículo 19 documentó el asesinato de 17 periodistas desde 2000. De esta cifra, 12 se han registrado durante el actual gobierno de Javier Duarte.

Sin garantías para que los comunicadores puedan ejercer plenamente la libertad de expresión, Veracruz continúa como uno de los tres estados más violentos para la prensa en México. En 2014, se registraron 42 agresiones.

¿La foto de Javier Duarte le costó la vida a Rubén Espinosa?
Lo encabronó, dice sinembargo.mx que ofrece la siguiente información, firmada por Ignacio Carvajal:
En entrevista con SinEmbargo, el fotógrafo Rubén Espinosa dijo:

–Yo me especializo en movimientos sociales. Tengo una portada en la revista Proceso con el Gobernador, esa portada lastimó mucho, de hecho la compraron a granel…

¿Qué foto es?
Es una fotografía donde el Gobernador sale con una gorra de policía y de perfil que va caminando. Nosotros en Xalapa nos hemos manifestado siempre que asesinan a un compañero. Fui golpeado en el desalojo de maestros en 2013, en la plaza Lerdo, junto con otros compañeros, a raíz de eso tuvimos que ir a marchar. Hicimos que el Congreso hiciera la Comisión para la Atención y Protección de Periodistas, que no sirve de nada. Estuve en la colocación de la placa en la plaza Lerdo, donde le pusimos Regina Martínez. He dado cursos de seguridad para los fotógrafos y me han hecho saber que soy un fotógrafo incómodo para el Gobierno del Estado.

¿Cómo te hacen saber eso?
No me dejan entrar a los eventos oficiales. En una ocasión cuando fue lo de los 35 cuerpos que encontraron en el Monumento a los Voladores de Papantla en Boca del Río, el entonces Procurador Reynaldo Escobar Pérez iba a dar una conferencia. Entonces me dice una persona encargada de prensa, Edwin, no recuerdo su apellido, que yo qué hacía ahí, que yo no tenía nada que hacer y que estaba estorbando. Entonces de ahí comenzaron a tomarme fotos por parte de la gente de Gobierno del Estado.

¿Sólo te acosan a ti?
A mí y al grupo de los periodistas en los que estoy.

Esta es la historia de esa foto y del acoso que desató:
Ojos inyectados. Mirada extraviada. Labios entreabiertos. Orejas para atrás igual que las aguzan los perros al acecho. El ceño adusto tras las gafas y una gorra de policía. Las lonjas colgadas sobre el cinturón. Los botones de la camisa con su nombre bordado amenazan con salir disparados. La foto de Rubén Espinosa Becerril resultó implacable con el Gobernador veracruzano. Javier Duarte retratado de pies a cabeza: autoritaro, rencoroso, desconfiado, rabioso, felón.

Es la imagen escogida por el equipo de la revista Proceso para ilustrar la portada del número 1946. La mitad del cuerpo de Duarte en todo lo alto y ancho. Una imagen como síntesis del contenido: “Veracruz, estado sin ley”, decía el encabezado en la tapa.

En interiores un reportaje sobre los homicidios de periodistas en Veracruz y las complicidades de los funcionarios para no esclarecerlos; otro para el tercer aniversario del asesinato de Regina Martínez, impune; y uno más de priistas que van por la vida lanzando incienso al duartismo.

En el interior, fotos de Yair Ceballos (Proceso y AVC Noticias), de Félix Márquez (Cuartoscuro, AVC y AP) y de Rubén Espinosa (Cuartoscuro, AVC y Proceso). Imágenes con técnica y composición para ilustrar los reportajes que describieron la miseria, la tragedia y la corrupción campante en Veracruz. Pero ni una como la de Rubén Espinosa. Por eso ganó la portada.

Don Manuel Buendía -asesinado por la espalda durante sexenio de Miguel de la Madrid- decía que la crítica no molestaba tanto a los poderosos, como dejarlos al desnudo con ironía y un refinado sentido del humor. Así lo hizo Rubén Espinosa en Proceso 1946; pero con la lente.

No cabía de contento por su portada. Lo dijo a todos sus amigos. Lo festejó, y humilde, para el mediodía del domingo comenzó a olvidarlo para comenzar a trabajar en la siguiente foto de ocho columnas.

Proceso 1946 arribó a Xalapa y Veracruz tal vez el sábado por la tarde para que estuviera circulando el domingo tempranito; pero grupos de personas, jóvenes ante todo, en coches particulares y camionetas, comenzaron a comprarlas por montón.

“Me da la Proceso donde sale Duarte Gordo” se preguntaba en los estanquillos, “ya no hay, se las llevaron todas”, decían los voceadores, y así en cada puesto Proceso había sido “levantada”. Circuló en menor medida en los restaurantes de cadena en donde habitualmente se vende.

El operativo contra la revista no era novedad: Durante el sexenio pasado se recogían por pilas cuando publicaban reportajes contra Fidel Herrera Beltrán. También pasó cuando el Cártel de Jalisco Nueva Generación dio muerte y abandonó los cadáveres de más de 30 personas en la vía pública, en Boca del Río.

Con la portada de la Proceso 1946 Rubén Espinosa quedó en la mira. Habrían de venir otras agresiones, el acoso desde el Palacio de Gobierno por medio de una horda de orejas. Tenían consigna. Le tomaban fotos en las protestas y ruedas de prensa de quienes exigían justicia o denunciaban algún abuso desde el poder.

A principios de junio pasado resultó agredido física y verbalmente por encapuchados que aprovecharon para hacer desmanes en Xalapa durante una marcha de estudiantes de la Universidad Veracruzana (UV) tras la golpiza a ocho alumnos, a la sazón de las elecciones federales pasadas. A Rubén Espinosa lo encaran los “anarquistas”, tapados de la cara, le increpan y empujan.

En 2013 la vio cerca durante el desalojo violento por parte de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) a maestros que protestaban en Plaza Lerdo o Regina contra la Reforma de Educativa. Duarte necesitaba la plaza despejada para celebrar, con acarreados de la periferia, el Grito de Independencia, y un baile con la banda El Recodo.

Apasionado de las protestas ciudadanas y de las causas sociales, se había enterado del posible desalojo y se fue a la plaza para aguardar. A la una AM, policía acreditable ingresaba por docenas y en cuestión de minutos corrieron a todos. Rubén tomó las fotos y de inmediato se marchó a su casa para guarecerse. En el camino fue interceptado por policías que le exigieron borrar las imágenes. Después de eso se desapareció durante varias horas, perdió el teléfono y no había comunicación.

Los amigos le buscaron con denuedo pues lo pesaban detenido en las masmorras de Arturo Bermúdez, en San José, junto a maestros reprimidos. Horas después apareció con bien y sobre todo con varias fotos en las cuales se miraba a los policías armados con toletes eléctricos y con los cuales aporrearon a los mentores. Rubén Espinosa documentó una de las peores noches para los movimientos sociales en Veracruz, pues la golpiza la recibieron los maestros y docenas de jóvenes identificados con la causa que también estaban en la resistencia. Duarte no dudó en madrear a dos generaciones distintas. Su muerte, un golpe más duro para esas nuevas generaciones que admiraban su trabajo y prácticamente le tenían como un símbolo.

“Las protestas eran su especialidad”, cuenta Aarón Gaona, quien recuerda que Rubén Espinosa Becerril era originario del Distrito Federal (Tacubaya) y llegó a Veracruz en 2009 con otro equipo de profesionales para trabajar en el portal Elgolfo.info, propiedad de José Othón González Ruiz, que manejaba una línea a favor del gobernante en turno.

Al tiempo, Rubén Espinosa sale de El Golfo y comienza a definirse por las causas sociales y las manifestaciones, “yo creo que porque venía de una familia de trabajo. No le gustaba mucho seguir órdenes. Las hacía; pero siempre buscó hacer lo que a él le gustaba, su forma de ser era medio irreverente. El clásico chilango que va a la provincia con sus ondas muy marcadas”.

“Como fotógrafo era bueno. Buscaba mucho tener una buena composición. Nunca era egoísta con lo que sabía” define.

No había protesta o demanda social en Veracruz, o manifestación en Xalapa, que no haya documentado desde su salida de El Golfo para trabajar en medios como Multigráfica, AVC Noticias y APRO.

"A los periodistas que no estamos vendidos, nos matan"
El asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa conmovió a la sociedad mexicana. Este domingo en varias ciudades del país, activistas de derechos humanos, la comunidad periodística y gente sensibilizada por el caso y en contra del silenciamiento de la verdad a través de la violencia, protagonizaron acciones de protesta para volver a reclamar libertad de expresión.
"Sí, es la verdad. Te matan. Y a los periodistas que no estamos vendidos, nos matan, nos desaparecen. ¿Qué podemos hacer?", pregunta Cristina Guerrero, una de las periodistas mexicanas que participó de la movilización.

La gente salió a las protestas con consignas como "¡Con balas al periodista no lo callas" o "¡Viva la prensa! ¡Vivan los medios de comunicación!", para denunciar los homicidios en masa de periodistas mexicanos.
"Siento desdén hacia la investigación por motivos periodísticos y por motivos de su desplazamiento, porque aquí el tema es que se avisó que tenía riesgo y un mes después es asesinado. Entonces, que sea una coincidencia, que estuvo en un lugar equivocado, en el momento equivocado, me parece que son coincidencias con las cuales no podemos jugar", opina Darío Ramírez, director de Artículo 19, un grupo que defiende la libertad de prensa.

Este sábado, en la capital mexicana fue hallado muerto el fotógrafo Rubén Espinosa, que había trabajado para la empresa Cuartooscuro y la revista 'Proceso'. Junto al fotógrafo se encontraron los cuerpos de otras cuatro personas. Anteriormente, el fotógrafo había acusado a Javier Duarte de Ochoa, gobernador de Veracruz, de haber convertido a esa entidad en un "camposanto".
Fuente: emeequis, sinembargo.mx y RT

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: