jueves, 8 de septiembre de 2016

En Clarín: piden plata para quedarse, les dan plata para irse

El martes 6/9 la Gerencia de Capital Humano comunicó oficialmente (tanto a los distintos gerentes de la empresa como a los delegados de la Comisión Interna) el lanzamiento de un nuevo plan de retiros voluntarios que estará abierto hasta el 31/12, en el que ofrece pagos hasta un 60% superiores por sobre el cálculo de antigüedad que se haría en el caso de una indemnización por despido.

Ante el anuncio, reunidos en asambleas extraordinarias en ambos turnos, los trabajadores de AGEA / Clarín, resolvimos por amplísima mayoría:
  • Declarar el estado de alerta y repudiar la pérdida constante de puestos de trabajo.
  • Insistir, ante todo y como cuestión principal, en nuestro reclamo por urgentes mejoras salariales. Y remarcar la provocación que implica el ofrecimiento de altas sumas de dinero para quienes deseen dejar su empleo, mientras la empresa no presenta propuestas para recomponer los salarios diezmados ante la grave inflación.
  • Exigir claridad y detalles respecto del futuro empresarial y periodístico, tanto en relación a Clarín como a todos los medios de comunicación y unidades de negocios de AGEA.
  • Solicitar a la gerencia periodística una reunión abierta en la que se especifiquen los cambios anunciados en el último mes, para despejar dudas, aclarar rumores y explicar cuál es plan para la continuidad laboral de los trabajadores de prensa en la compañía.
  • Manifestar, una vez más, nuestra profunda preocupación ante la baja en la calidad y las condiciones de trabajo; recordando que el éxodo masivo de compañeros por retiros voluntarios es una triste coyuntura a la que nos venimos enfrentando desde hace casi una década, con duras consecuencias en nuestra tarea diaria.
  • Reflexionar sobre cómo poner freno a las exigencias extras en las que nos vemos involucrados por este ajuste; así como hacer valer y respetar nuestros derechos y condiciones laborales en relación a horarios, vacaciones, francos, etc. Y expresar la gran intranquilidad que se vive en los distintos sectores ante la ausencia de previsión respecto de cómo será nuestro trabajo en caso de que el plantel se reduzca drásticamente.
  • Continuar con las medidas de fuerza hasta recibir respuestas.
Además de estas resoluciones votadas por la asamblea, desde la Comisión Interna aclaramos que si bien la Gerencia de Capital Humano no quiso especificar ante nosotros cuál es el cupo de reducción de planta que pretenden, la semana pasada sí había desmentido los rumores de despidos, pidiendo que lleváramos tranquilidad en ese sentido.

También queremos dejar asentada la inmensa preocupación por el malestar y la tristeza que ronda entre los compañeros ante el posible retiro de trabajadores valiosos y referentes en todos los sectores, así como por la gran incertidumbre sobre el futuro de la empresa.
Comisión Interna de los Trabajadores de AGEA

La Interradial publicó una nota del delegado de AGEA/Clarín, Pedro Irigoyen, que brindó detalles y su opinión personal sobre esta avanzada del multimedios que más dinero factura en todo el país y la región:
Ayer en el diario anunciaron un retiro voluntario bomba: pagan el 160 por ciento de lo que sería una indemnización (incluyendo los aumentos de paritaria del año completo) + 6 sueldos + vacaciones + obra social x 6 meses. Esto es si te vas en septiembre u octubre. Si te vas en noviembre es el 140%, en diciembre el 120% y luego final de la promo “andate ya”. Algunas reflexiones al respecto:

El periodismo tal como lo conocimos ha muerto. Ganó el rating del click, que es como el minuto a minuto de la tv, donde importa más el impacto que el contenido. Y para conseguirlo basta con un culo, farándula, sangre, fútbol y polémica. Eso es barato. No requiere investigación ni pensamiento ni análisis. Picar carne berreta y sacar un MacDiario con fritas y gaseosa. El negocio cambió, el papel muere, la pantalla manda y sobrevivirán los que sepan y quieran adaptarse a esto.

La flexibilización laboral puede tener muchas caras, incluso esta versión aparentemente generosa, donde te invitan a irte cada vez con más ganas y billetes. Luego quedarán, o quedaremos, pocos haciendo el trabajo que antes era de muchos. Periodismo de escritorio, copiado de la tele y de otros sitios, de redes sociales. Eso sí, siempre cuidando los intereses de los anunciantes de turno y de los poderes que custodian las ganancias de las empresas con sus decisiones políticas.

En el medio quedamos los periodistas, abrazados a la utopía de otros diarios posibles. Mientras, nos tiran los números por la cabeza, y es lo mismo que si te dijeran “despertate”, “andate”. A los compañeros más grandes directamente los jubilan. A los más jóvenes los invitan casi a cambiar de profesión. Porque todos sabemos que afuera hace frío y no hay laburo para nadie que quiera vivir de contar historias y narrar la realidad en palabras escritas.

A nuestro favor, rescato el sentido de unidad entre los compañeros ante un futuro oscuro e incierto. Hizo falta llegar a estos límites para que tomáramos conciencia de clase, para reconocernos laburantes más allá de nuestros egos personales. Hoy todos tiramos para el mismo lado, más allá de que elijamos subirnos a las balsas o que nos quedemos tocando los violines hasta que nos la demos de frente contra el iceberg.

Así están las cosas. Necesitaba hacer esta catársis y compartirla. Los periodistas amamos nuestra profesión. Somos felices haciendo esto. Sentimos que cada palabra es importante y vital. Es por eso que más allá de toda decisión personal, es un momento de tristeza y angustia. ¿Será momento de soltar todo y largarse? ¿Será resistir lo que hace falta? Quién sabe.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: