domingo, 23 de julio de 2017

Duro comunicado de Argentores ante el levantamiento de “Fanny, la fan”

Cuando el cincuenta por ciento de la ficción argentina en 2017 en televisión abierta es eliminada del aire de un plumazo, a todos los que integramos la comunidad audiovisual el filo de un puñal helado nos recorre la espalda.

Los números de rating y publicidad que gobiernan despiadadamente al mundo de la televisión local, actúan como juez implacable cuya sentencia cumple un brazo ejecutor que no duda ni da lugar a apelaciones: “No me funciona, fuera”. Así, sin anestesia ni tiempo de espera. Esas son las reglas del juego, dicen todos, y a ellas nos ajustamos los que trabajamos en este medio.

Es verdad: la televisión de gestión privada es un negocio cuyo objetivo es ganar dinero. Pero, cuidado, no debemos olvidar (ni permitir que otros se olviden) que se trata de un espacio en el espectro radioeléctrico que pertenece a todos los argentinos, licenciado por el Estado para la “gestión privada” pero no de manera absoluta, como no lo son ninguno de los derechos consagrados en los cuerpos legales que nos rigen. No debe permitirse que los licenciatarios de una onda que pertenece a la Nación Argentina decidan la programación de ese canal sin tener en cuenta otra cosa que su beneficio económico, sin respetar la tradición audiovisual de la que son herederos, aunque no lo reconozcan.

Sin necesidad de considerar los valores estéticos que tiene el programa “Fanny, la fan”, eliminado el viernes 21 de la grilla de programación, porque nunca fueron tenidos en cuenta por el ejecutor, y del derecho absoluto que parece asistir a los programadores para decidir su destino de aire o de silencio, tenemos la obligación de poner en contexto real este hecho y entender que se trata de uno de los dos únicos programas de ficción diaria estreno que hay en toda la programación.

No es un programa más, es la mitad de la miserable cuota que los canales están dispuestos a poner en onda.

La desaparición de esta entrega diaria es una espina más en la corona que nos lacera, una muestra descarnada de la situación desesperante que atraviesa nuestro sector, crisis terminal nunca vista antes en este país, que fue líder en la producción de telenovelas y series en toda América, que exportó sus productos a Europa y a Asia, que exhibe estándares de calidad que nada tienen que envidiarle a los países más desarrollados y posee talento creativo reconocido por todos los grandes centros de producción del mundo.

Mientras los señores de los medios cierran exitosamente sus balances, nuestros autores, directores, actores, escenógrafos, extras y técnicos ven achicarse sus posibilidades de sobrevivir en esta jungla y están condenados a emigrar o a buscarse la vida como mejor les salga, haciendo lo que no saben y comiendo cuando puedan.

El levantamiento del programa de Telefe es la prueba palmaria de cómo nos maltratan como trabajadores, nos ningunean como creativos, desprecian y rebajan los programas de ficción nacionales y los sacrifican sin piedad en el altar de sus negocios y sus ganancias - que obviamente no son las nuestras - y a muchos le parece normal que esto ocurra.

Debe saber la opinión pública que:
  • cierran, una a una, las fuentes de trabajo para nosotros y a nadie de los que estarían en condiciones de cambiar esa siniestra ecuación, parece importarle...
  • ...desaparece la voz de nuestra ficción en la televisión y a ningún funcionario de la cultura se le mueve el corazón ni le remuerde la conciencia...
  • ...se desintegra una industria, tal vez para siempre, y los que trabajamos en ella nos sentimos huérfanos y abandonados.
Tal como lo viene peleando desde hace un año y medio en la Multisectorial por el trabajo, la ficción y la industria audiovisual, planteando en todos los foros nacionales e internacionales donde participa como institución, declarando públicamente en todos sus documentos, Argentores reafirma una vez más que los autores y toda la comunidad audiovisual argentina necesitan con urgencia, como cualquier otra industria en peligro que requiere de la ayuda del Estado para no hundirse, una ley que regule la actividad del sector audiovisual, específicamente en televisión, y ponga reglas de juego claras y contundentes que nos permitan sobrevivir con dignidad.

No pretendemos limosnas ni dádivas, queremos trabajar y poder exhibir nuestros programas, mostrar lo que somos y hacer conocer a nuestra Patria en el mundo tal y como es.

Queremos ser testigos y a la vez espectadores de nuestra realidad sin tener que asistir pasivamente a la promoción de otros mundos alejados de nosotros hasta el ridículo.

Este país nunca ha tenido sultanes, príncipes o reyes y las mil y una noches que atravesamos son de sufrimiento y espera.

Nuestras mujeres no son vendidas en la pubertad ni usan velo para tapar su cara.

No abrimos las aguas ni volteamos murallas.

Hablamos en argentino y no en doblaje.

Pensamos, escribimos y actuamos en criollo.

Y merecemos verlo.
Argentores, ​​​Consejo Profesional de Televisión



Campaña: normas para los medios públicos

Hernán Lombardi fijó algunas pautas para Radio Nacional y la Televisión Pública Argentina
Por: Pablo Sirvén
Para evitar que se repitan los desequilibrios informativos que favorecieron alevosamente al kirchnerismo en la TV Pública y Radio Nacional durante las elecciones de 2015, el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos dio a conocer ayer un protocolo con los principios para la cobertura de las inminentes PASO y de los comicios de octubre.

"Este es un aporte que contribuye a elevar el nivel del debate ciudadano y a mejorar desde los medios públicos la calidad y transparencia de nuestro sistema electoral", dijo Hernán Lombardi, titular del sistema, en la presentación de las reglas de juego que deberán respetar de ahora en más los principales medios estatales para la cobertura de noticias y notas relacionadas con las campañas electorales.

Se busca impedir así que se reiteren episodios bochornosos como los que, en su momento, los propios trabajadores de Canal 7 repudiaron al denunciar a los entonces responsables de la gerencia de noticias, Carlos Figueroa y Víctor Taricco, por la utilización masiva y "descaradamente de los espacios de los noticieros públicos para posicionar a los candidatos del Frente para la Victoria".

Figueroa, en aquel momento, trabajaba en paralelo en la campaña a jefe de gobierno porteño del FPV de Mariano Recalde.

Ayer, en cambio, se dieron a conocer nueve puntos mediante los cuales el Gobierno se compromete a asumir "la responsabilidad de poner a disposición de la ciudadanía información federal, pluralista y socialmente equitativa acerca del proceso eleccionario".

El documento indica que el foco de sus servicios de noticias estará puesto en "los temas de interés público, de importancia estratégica y de impacto en la vida cotidiana de los ciudadanos, además de la campaña de propaganda y los actos partidarios".

Se subraya que la sociedad "tiene derecho a conocer las opiniones de toda la oferta electoral, por lo que la selección de los temas y candidatos a incluir no debe considerar sólo a las mayorías, sino mantener un equilibrio que considere también las propuestas de las minorías, las organizaciones de la sociedad civil y los expertos en cada materia".

Interesante el planteo de comprometerse a ser "activos en la verificación de los contenidos, aclarando a la audiencia si se trata de una información que no pudo chequearse o cuando la fuente no hubiera aportado suficientes evidencias".

La cobertura federal, teniendo en cuenta el interés de las distintas audiencias provinciales de todo el país, será una "prioridad central" y también cuando los partidos fijen posición sobre temas concretos de interés público como problemas sociales, seguridad, salud, cultura, educación, infraestructura, derechos humanos y medio ambiente. Si se producen errores o inexactitudes en las transmisiones, se obliga a rectificarlas. Del mismo modo se evitará la difusión de afirmaciones injuriosas o incomprobables y la cobertura de denuncias contra los candidatos durante la campaña, que "deberán difundirse solamente cuando se tengan las pruebas de esa denuncia".

Se dará preferencia a las entrevistas a varios referentes por sobre las individuales, proponiendo un tema específico a todos los candidatos "como forma de elaborar una discusión menos dispersa sobre cada asunto".

Además de exigir equidad de género en la cantidad de personas invitadas a opinar y la difusión de encuestas sólidas, que indiquen su fuente y metodología, hay deberes también para el oficialismo: "La publicidad de los actos de gobierno no podrán contener elementos que promuevan expresamente la captación del sufragio a favor de ninguno de los candidatos a cargos públicos electivos nacionales", y quedará prohibido desde la semana previa a los comicios "la realización de actos inaugurales de obras públicas, el lanzamiento o promoción de planes, proyectos o programas de alcance colectivo". El día de la elección, asimismo, los medios públicos no podrán difundir encuestas y proyecciones de resultados hasta las 21.
Foto:  Mariana Araujo
Fuente: Diario La Nación

Medios públicos incluyentes, sin vetos de ninguna índole

Los medios públicos se han convertido en una necesidad para aquellas personas que demandan información de calidad, más aún en estos tiempos en que la tecnología acerca los hechos a los ciudadanos. Todos los países que se consideran desarrollados los tienen y los protegen. En Europa, por ejemplo, la población consume más medios públicos que privados porque los primeros son un referente de calidad.

La administración anterior tuvo el acierto de fundarlos en Ecuador, y ahora el presidente Lenín Moreno ha decidido fortalecerlos. El país necesita medios públicos plurales. Lo ideal es que todas las voces de la sociedad estén representadas en ellos y el ecuatoriano de a pie se vea reflejado en sus páginas; que sus reportajes de radio y televisión aborden temas que en otras estaciones no cabrían porque están sometidas a la lógica del mercado.

Ese es el compromiso de las nuevas autoridades: una línea editorial independiente, pero incluyente, sin vetos de temas ni de personajes.

Editorial de El Telégrafo

Vanesa Defranceschi Sadi de Noble: “Para todos soy el monje negro de la familia”

Vanesa es abogada y esposa de Felipe Noble, uno de los herederos del Grupo Clarín. Dice que a él le legaron responsabilidades y que se está preparando para asumirlas
Por: Julieta Mondet
Hace apenas un mes y una semana que falleció Ernestina de Noble. Son las cinco de la tarde de un día gris plomizo de lluvia incesante. Sabe que será inevitable no abordar el tema y por eso, no le esquivará. Aunque, aclara, dulce y firme a la vez, que su interés es poder promocionar el Horse Parade, una muestra de arte de la que es madrina y que cuenta con nueve artistas que intervendrán caballos que luego serán subastados para una causa benéfica en el Hipódromo de Palermo. “Somos la cara solidaria del Grupo Clarín”, dice Vanesa Defranceschi Sadi de Noble. Entonces, su amiga y organizadora del evento, Verónica Quintana, toma la palabra: “Hacen mucho a beneficio. Y ella es como un ángel de la guarda de él (Felipe Noble), lo cuida con toda su alma, le dio una familia y, a su vez, es temeraria, y puede atender a los medios perfectamente. Funcionan muy bien. Se mueven en bloque y siempre por solidaridad. Sino, preguntale cómo le dicen”. Interpelada, la protagonista responde: “Para todos soy el monje negro de la familia”. Vanesa es la esposa de Felipe Noble, el hijo de la fallecida Ernestina, dueña del mayor paquete accionario del Grupo Clarín. Y ella asume ese apodo con comodidad. “Por algo lo dirán”, lanza refugiada en una taza de té en el bar Malloy’s para enseguida contar cómo surgió este madrinazgo del Horse Parade. “Con Verónica tenemos una larga amistad, y el año pasado Felipe participó interviniendo un caballo y este año me hizo la propuesta de amadrinar la expo y para mí es un honor”, relata entusiasmada mientras la tarde se hace cada vez más oscura y el diálogo va desgranándose poco a poco.

¿El arte es una válvula de escape para Felipe?
Sin duda la familia y el arte son una terapia que lo saca de sus obligaciones como miembro del Grupo Clarín y como “hijo de”. Aunque en estos momentos no está creando porque no tiene tiempo, sí va a museos, son su cable a tierra.

¿Va a las oficinas del Grupo Clarín?
Solía ir tres veces por semana. Ingresa por la puerta por la que entran todos, come en el buffet con todos y saluda a todos. Y yo lo mismo. De hecho, cuando nos ven, muchos empleados nos acercan sus inquietudes para que intervengamos. Felipe tiene la humildad que le inculcó su mamá.

¿Cómo transita la familia el fallecimiento de Ernestina?
Son tiempos muy difíciles porque la presencia de mi querida suegra –así se dirigirá siempre a Ernestina– era muy fuerte y su ausencia aún más. El ir a la casa y que no esté implica que a uno se le retuerza el corazón. Con ella compartíamos charlas y silencios. Ella daba cátedra con sus palabras, sus gestos, sus miradas. Y se tomaba su tiempo para preguntarte sobre tus asuntos. Parece que la puedo visualizar con sus manos sobre la mesa. Era muy cariñosa, se desvivía por sus hijos y nietos. La relación madre e hijo era de un amor muy puro. Y gracias a Dios se pudieron disfrutar.

¿Cómo es la relación entre Felipe y Marcela?
Siempre fueron bastante unidos. Quizás por cuestiones laborales no pudieron estar mucho tiempo juntos. Pero lo más importante es que cuando su madre empezó a no estar bien se unieron muchísimo más. Yo estoy muy contenta por eso y ellos también. Les hace muy bien a ellos y al entorno.

¿Tienen noción de la herencia? El decía que heredaría “una pila de problemas”.
La herencia es un tema privado de los hermanos. Y respecto a los “problemas” yo lo traduciría como una pila de responsabilidades que llegado el momento y en la medida en la que él tenga conocimiento de todo, empiece a manejar.

¿Alguna vez él manifestó querer tomar las riendas del grupo?
Felipe ingresó a la Fundación Noble hace cinco años, y hace mucho, pero no alardea ni comenta. Y respecto a las riendas, mi opinión como su esposa es que él tiene una gran capacidad y va a adquirir mucha más cundo termine la capacitación que le están dando para que pueda ocupar su lugar dentro del grupo, tal como fue la voluntad de mi suegra: que sus dos hijos sigan unidos y con el legado que les dejó junto con sus socios, que fueron hombres leales a ella y van a seguir siéndolo con sus hijos. Todo a su debido tiempo.

¿Cuál es la relación que tienen con Héctor Magnetto?
Felipe lo quiere como a un padre y confía ciegamente en él. Y por ende, yo también. Tenemos muy buena relación y estamos siempre en contacto. Su hija (N. de la R.: se refiere a Marcia Magnetto) de hecho es la madrina de Mora, nuestra hija mayor.

¿Pensaron en hacer política partidaria?
Nos gusta la política en su teoría pero en la práctica no se condice con lo que pensamos o haríamos.

¿Les han ofrecido?
A mí sí. De todos los partidos. Pero no.
Foto: Marcelo Aballay
Fuente: Diario Perfil

¿En la Cumbre del Mercosur se interesan por las víctimas o sólo hablan de negocios?

Preguntó Cecilia González, corresponsal de Notimex, a los cancilleres de Brasil, Aloysio Nunes, y Argentina, Jorge Faurie, en la conferencia de prensa, ante "la preocupación permanente por la grave crisis humanitaria de Venezuela pero nunca se menciona la crisis humanitaria de México". También cuestionó "con qué autoridad pide Argentina la libertad de presos políticos, como volvió a hacer hoy en la declaración final de la Cumbre, si no libera a Milagro Sala"

sábado, 22 de julio de 2017

Mateada en reclamo de salarios dignos en PáginaI12

Aquí estamos, estos/as somos.

Es posible que no encuentren alguna cara conocida, pero el grueso del ejército de ignotos que hacemos PáginaI12 estamos en las fotos porque estamos ahí todos los días. La única diferencia ayer fue que salimos a la puerta de la redacción a hacer público nuestro reclamo, a gritar que exigimos salarios dignos, a recordarle a los patrones (Víctor Santa María, Jorge Prim, Hugo Soriani & Cía.) que están en deuda, que la paritaria que firmaron es una miseria y que los 45 días que llevan sin pagar el penoso 12% de la primera cuota deberían provocarles mucha vergüenza.
En el álbum de la mateada verán fotógrafxs, diagramadores, redactoras, compañeros de administración, de sistemas, motoristas, recepcionistas, vendedores de publicidad, colaboradorxs, pasantes, largo etcétera. Verán a nuestros hijos, verán la redacción (casi) vacía, verán a algunos de los mejores cebadores de mate del Río de la Plata y también a muchos compañeros que vinieron a expresar su solidaridad, trabajadores de prensa de Canal 7, TelAm, Clarín, Perfil y demás medios nucleados en el SiPreBA que por estos días se las ingenian para dar peleas. Verán también a compañeros de ATE Nacional, a Luis Zamora, verán nuestro bombo, nuestra bandera, nuestros pibes correteando.
Nos resistimos a naturalizar el destrato, el pago del sueldo en cuotas, los variopintos incumplimientos de derechos laborales básicos.

Por eso hicimos paros, por eso muchos diarios se publicaron sin firmas, por eso salimos ayer a la calle. Y por eso vamos a seguir luchando.
Algunas de las adhesiones recibidas:
Lxs vecinxs de Parque Patricios que venimos luchando desde hace 4 años por la protección y recuperación del Cine Teatro Urquiza de Parque Patricios queremos solidarizarnos con todxs los trabajadorxs de Página 12.
Fuerza Compañerxs! Arriba lxs que luchan!
Asamblea de vecinxs por el Cine Teatro Urquiza de Parque Patricios.

Adhiero. Cordiales saludos y mucho coraggio!
Pablo Zunino.
Compañeros, colegas, amigos.
Acompaño la lucha que sostienen y adhiero a todos los reclamos que vienen gestionando frente a la patronal.
Por un PáginaI12 digno mi más fraternal abrazo.
Néstor Elias

Adhiero al reclamo de los trabajadores de PáginaI12
María Julia Pérez Tort

Adhiero al reclamo que están llevando adelante los trabajadores de PáginaI12 al grupo Octubre.
Nombre: Federico
Apellido: Jimena
Lector.
PD: Vivo en Mar del Plata, sino iba a la mateada. Suerte y fuerza.

Adhiero al reclamo de los trabajadores de Página12
Claudia Gurovich
Los estudiantes de 3° año de la Tecnicatura Superior en Periodismo de Éter Escuela de Comunicación adherimos al reclamo de los trabajadores de PáginaI12 al Grupo Octubre por:
Pago de sueldos completos
Apertura de negociación salarial
Condiciones dignas de trabajo
Acosta Vargas, Camila, Andreu, Ricardo, Azzaro, Ornella, Camarero, Ana Paula, Caviglia, Magdalena, Condorí, Daniela Belen, Di Carli, Julieta, Escobar, Ignacio, Fernández Mayorales, Paola, Gaisler, Nicolas, Ghiso, Marcelo, Marino, Nicolás, Parisi, Marcelo, Pisera, Julieta, Rey, Evelyn, Roques Zeballos, Andrea, Rosatto, Lucas, Sandro, Adriana, Toccaceli, Leonardo, Villar, Horacio, Villarroel Flores, Natalia, Villarruel, Martín, Villegas, Florencia

Estimados compañeros de PáginaI12:
Atentos a la realidad que vienen padeciendo, desde el Colectivo de Poetas por la Memoria, la Verdad y la Justicia adherimos a la lucha de los trabajadores ante el atropello del Grupo Octubre:
Por el pago de sueldos completos
Apertura de negociación salarial
Condiciones dignas de trabajo
@PoesiaYaCdP
Compañerxs, vimos la actividad que hacen en el día de hoy. No quería dejar de transmitirles nuestro apoyo y adhesión de parte de Luis Zamora, Marta Martinez y la mía personal junto a la de todxs lxs compañerxs de Autodeterminación y Libertad. Quedamos a disposición para lo que necesiten. Fernando Vilardo.

Compañeros trabajadores de PáginaI12:
Reciban el saludo, acompañamiento y colaboración de los militantes de la Liga Socialista Revolucionaria.
Nos ponemos a su disposición para lo que ustedes consideren necesario en su lucha por:
* pago de los sueldos completos;
* apertura de la negociación salarial;
* condiciones dignas de trabajo.
¡Viva la lucha de los trabajadores!
Saludos fraternales,
Liga Socialista Revolucionaria

Adhiero al reclamo de los trabajadores de PáginaI12.
Saludos y fuerza,
Javier Sarquis
Compañeros y compañeras, les mando un fuerte abrazo y mi total solidaridad en este difícil momento que están atravesando.
Alejandro Bodart, Izquierda al Frente

Compañerxs, les enviamos adhesión para la mateada de hoy ya que no llegamos a estar presentes porque llevamos adelante la jornada de lucha en el Obelisco.
La CTEP Evita de la Ciudad de Buenos Aires acompaña a las trabajadoras y trabajadores de PáginaI12 en su lucha por condiciones de trabajo y salario dignos. No hay proyecto nacional posible si no defendemos los derechos de los laburantes.
Saludos y fuerza.

Múltiples reclamos por la exposición mediática de un niño en un programa periodístico

La Defensoría recibió una serie de denuncias y consultas por la exposición mediática de un niño en la emisión del programa “Periodismo para Todos” de Canal 13 correspondiente al domingo 16 de julio
La Defensoría del Público, después de recibir múltiples denuncias y consultas por la exposición mediática de un niño en la emisión del programa “Periodismo para Todos” de Canal 13, correspondiente al domingo 16 de julio, hizo un análisis de manera interdisciplinaria e identificó elementos inconvenientes respecto de las normas de protección de la niñez en los medios audiovisuales. En función de ello notificó los reclamos y convocó a Arte Radiotelevisivo Argentino (ARTEAR), licenciataria de Canal 13, para mantener una reunión.

A su vez, el organismo transmitió la preocupación de las audiencias al Consejo Asesor de la Comunicación Audiovisual y la Infancia (CONACAI), que funciona en el ámbito del Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom). El CONACAI informó públicamente el inicio de actuaciones en relación con el programa. En ese contexto, la Defensoría solicitó que arbitre medidas necesarias para evitar la vulneración de los derechos del niño en función del cumplimiento, por parte de la licenciataria, de las leyes 26.522 y 26.061, de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes.

La cobertura periodística respetuosa y responsable de situaciones que involucren a niñas, niños y/o adolescentes, y la protección efectiva de sus derechos en los medios audiovisuales es una de las líneas de trabajo prioritarias para el organismo, desde su creación. En este sentido, pueden consultarse las distintas resoluciones adoptadas por la Defensoría y las guías y recomendaciones temáticas disponibles.

Guía para el tratamiento mediático responsable de la niñez y la adolescencia

Recomendaciones sobre tratamiento de situaciones de violencia contra niños, niñas y adolescentes

Tratamiento de casos de violencia sexual que afectan a niños y niñas

Ver anterior: Denuncian que la nota sobre el “Polaquito” en el programa de Lanata es un montaje"Váyase de la mierda, Lanata"Debate: Pobre Polaquito, pobre LanataDebate: El drama de El Polaquito no fue la televisiónExhortación por la difusión de imágenes y datos personales de niños, niñas y adolescentes en situación de vulneración de derechosCarta Abierta de una jueza de menores a Jorge LanataCarta de la mamá del Polaquito: "Basta, por favor"

viernes, 21 de julio de 2017

Por qué es conveniente para Argentina limitar fusión Telecom-Cablevisión

Por: Gustavo Fontanals
Se anunció una decisión que las partes se dedicaron a negar durante el último año y medio, un supuesto que articuló buena parte de las políticas de telecomunicaciones del gobierno de Argentina. Se trata de la fusión de una de las operadoras incumbentes de telecomunicaciones con el principal operador de televisión paga y banda ancha: Telecom Argentina y Cablevisión (con sus subsidiarias Personal y Arnet, Nextel y Fibertel).

De aprobarse la operación se daría origen a la principal compañía de telecomunicaciones del país, con una posición de liderazgo en todos los segmentos del mercado y un control mayoritario sobre recursos públicos escasos e infraestructura esencial. Además, se ubicaría como el primer y único operador nacional de la denominada “convergencia”, en una posición envidiable para seguir creciendo. Y se reforzarían sus economías de red, escala y precedencia, haciendo más difícil el desarrollo de una competencia efectiva, al menos hasta el establecimiento de un conjunto de medidas precautorias que actualmente no están vigentes.

El argumento es que Argentina no cuenta con un marco legal e institucional capacitado para dar cuenta de una operación de tamaña envergadura, en un sector de servicios esenciales cada vez más estratégico para el desarrollo socio-económico. Dada esa fragilidad se torna conveniente que las autoridades con capacidad de intervención prioricen su limitación, al menos hasta que se hayan establecido las capacidades estatales necesarias.

La previa
Adelantamos que los controlantes de Telecom y Cablevisión, el fondo Fintech que lidera el financiero mexicano David Martínez y el principal grupo multimedios argentino Clarín, venían acomodando los tantos para concretar una fusión. Explicamos cómo FinTech ingresó a Telecom a muy bajo precio, y contamos su larga relación de socios con Clarín en Cablevisión. Ambos hacía casi una década que estaban interesados en la telefónica.

Fintech tiene un modo privilegiado de actuar: la compra de deuda a bajo precio como camino para ingresar a negocios que suelen tener altas barreras. Participó de los procesos de reestructuración de deuda de Multicanal y Cablevisión, siendo activo promotor de su fusión. Así como de Telecom, quedando desde entonces al tanto de sus operaciones.

Fintech acordó la compra del control de Telecom Argentina a finales de 2013, pero la operación nunca fue aprobada por el gobierno de Fernández de Kirchner. Apenas asumió Mauricio Macri, fue autorizada por las nuevas autoridades de Comunicaciones y Defensa de la Competencia, sin ninguna observación a que mantuviera su sociedad con Clarín en Cablevisión. Ambas partes se dedicaron desde entonces a negar que fueran a avanzar en una fusión, o en última instancia que era una posibilidad remota que recién se daría en el caso de que la legislación lo permitiera. Lo que sigue sin ocurrir.

Ese argumento fue tomado por el gobierno, resultando en una serie de decisiones que miradas retrospectivamente, implicaron un favorecimiento para ambas y a la postre un fortalecimiento de la compañía que pretende emerger, limitando otras opciones.

Grupo Clarín fue beneficiario de las políticas de comunicaciones implementadas. Resumimos, pero en principio se benefició de los inmediatos decretos del gobierno que modificaron la legislación existente (Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y Ley Argentina Digital). Lo que le quitó las principales limitaciones que se le habían impuesto y que, fallo de la Corte Suprema mediante, habían conducido a una propuesta voluntaria de escisión.

Las modificaciones no sólo le permitieron mantener su posición de liderazgo como grupo de medios, sino que liberaron el camino para que convirtiera a su operadora de cable en una compañía integral de telecomunicaciones, a la que de inmediato escindió y puso a expandir (Cablevisión Holdings). Un proceso en el que también recibió venias de las nuevas autoridades, receptivas a sus iniciativas.

Primero, la aprobación de la compra de la operadora móvil Nextel, así como de otras cinco empresas de servicios fijos pero inalámbricos de Internet. Seguido de un proceso de reatribución de espectro que éstas tenían para usarlo en 4G. Las compras de esas empresas no hubieran tenido mayores reparos en caso de que no viniera esta fusión. La reatribución a 4G sí fue polémica. Porque la recomendación internacional es que se realice un rescate por parte del Estado y su posterior reasignación a través de una licitación pública, con obligaciones transparentes y un valor final de mercado (especialmente cuando se trata de tanto espectro -140 MHz- y en bandas tan fructíferas -la mayoría en 2.5 GHz, de especial capacidad para datos urbanos de alta velocidad).

El gobierno reconoció el hecho consumado de la compra por Cablevisión. Y recién ante la protesta pública de las otras operadoras móviles le exigió la devolución paga de una parte del espectro, para organizar una distribución a demanda, sin licitación. Nuevamente, bajo el argumento de que se trataba de empresas separadas, Telecom Personal fue una de las beneficiadas, adjudicándose espectro adicional que ahora en conjunto terminan ubicando a la potencial fusionada como clara dominante.

En caso de que ya se previera la fusión, un camino más apropiado hubiera sido el impulso de una operadora entrante en telecomunicaciones móviles (como, por ejemplo, el caso chileno de WOM-Nextel), que operara como desafiante en un mercado de tercios que hace años tiene una dinámica poco competitiva.

Y esa fue precisamente la justificación del gobierno ante cada decisión: que se otorgaban las autorizaciones a Cablevisión-Nextel para que se convirtiera en un cuarto operador que ahora sí introdujera competencia. Algo similar con la ahora más extraña decisión de limitar el ingreso de las telefónicas en TV de paga por dos a tres años, que de hecho fue una nueva postergación al mentado proceso de “convergencia”, retrasando otra vez el incentivo para que actualicen sus tendidos finales de fibra óptica.

El argumento que asumieron los propios funcionarios era que se debía proteger el fortalecimiento de Cablevisión (así como de otras cableras) para “nivelar la cancha” frente a las poderosas telefónicas internacionales. Sorprendidos en la madrugada, nos encontraríamos ahora no con más sino con menos operadoras, una de ellas en situación de privilegio.

La fusión
De a poco se fue haciendo claro que los socios tenían previsto avanzar en la fusión, y que incluso el gobierno la esperaba, aunque probablemente no todavía. Se puede pensar que David Martínez (que se caracteriza por su habilidad para la negociación política) y Grupo Clarín (que tiene al juego político como núcleo de sus actividades) aplicaron una hábil estrategia de doble pinza, negociando cada uno en representación de “su” compañía. Una vez asentadas las decisiones comentadas, en un contexto electoral en el que el gobierno se juega mucho de su futuro político, decidieron que era momento de volcar la carta sobre la mesa. También es cierto que el gobierno no hizo nada para obstaculizar ese camino, si no es que lo despejó.

Grupo Clarín es el principal editor de diarios, propietario de las radios líderes en AM y FM, de una de las principales cadenas de TV abierta y de varias señales de TV de paga, además de accionista de Papel Prensa y de la agencia de noticias DyN. Su desempeño para la llegada de Macri a la Presidencia es innegable. Las condiciones para que el gobierno le propine una negativa son frágiles. Tenemos así una decisión entre privados que buscar imponerse sobre el poder público. El problema es que, al menos por el momento, poder público significa prácticamente gobierno nacional. A lo que se suma que no hay normas preestablecidas para procesarla. Por el contrario, una experiencia reciente de sucesivas decisiones ad hoc, que además le han sido favorables.

El acuerdo de fusión prevé que sea Telecom la que absorba Cablevisión. Incluye una valuación de las compañías (unos 6,400 millones de dólares para Cablevisión y 5,500 para Telecom) con una redistribución accionaria que dejaría a Fintech con 41.27 por ciento y a Cablevisión-Clarín con 33 por ciento, y el resto en manos de accionistas minoritarios (entre los que destaca el Estado nacional a través del fondo de inversiones de Seguridad Social). A su vez, comprende un acuerdo a un año de plazo por el que Fintech le vendería en 634 millones de dólares otro 6 por ciento a Cablevisión-Clarín, con lo que quedaría como accionista mayoritario con 39 por ciento.

Igualmente, suscribieron un convenio por el que más allá de esas participaciones Cablevisión -Clarín podría nombrar la mayoría del Directorio, Comité Ejecutivo y otros órganos de gobierno, con lo cual se haría con el control operativo desde el inicio. Una clara evidencia de la distribución de roles entre los socios.

La complementariedad entre ambas empresas es evidente, por servicios y por redes. Además de complementar redes troncales de fibra, centrales y la capilaridad de tendidos de acceso a los abonados, integrar redes, espectro y torres móviles, Telecom podría servirse de la digitalización y modernización de red y tendidos finales de Cablevisión para servicios de banda ancha de alta velocidad y de TV de paga, además de la larga experiencia en la prestación, contratación y producción de servicios audiovisuales y de la plataforma de streaming Flow. Se suman a eso las ganancias de eficiencia y economías de escala generales, que implican una reducción de costos y mejora de los márgenes, con su contraparte vía un achicamiento en empleados y locaciones físicas.

La compañía integrada puede a su vez limitar sus inversiones en aquellas áreas en que se vea favorecida por su contraparte. Por ejemplo, reduce los requerimientos de tendidos de fibra finales de Telecom donde puede aprovechar los de Cablevisión, o la necesidad de Nextel de desarrollar una nueva red móvil 4G y esforzarse por captar esos clientes. Así como concentrarlas en aquellas áreas en que todavía no se vea favorecida, enfocando por ejemplo los despliegues de fibra en zonas rentables en las que aún no los tiene, adelantándose a cualquier opción de competencia. La excelente recepción en las Bolsas indica que los mercados convalidan sus perspectivas.

La dominancia
No existen datos oficiales de participaciones de mercado en telecomunicaciones en Argentina. Pero de acuerdo a estimaciones que hicieron circular las propias compañías, Telecom Cablevisión tendría -según la cantidad de conexiones nacionales- una cuota de: 42 por ciento en telefonía fija; 57 por ciento en banda ancha fija; 39 por ciento en TV de paga, incluida la satelital; 55 por ciento en TV de cable; 30 por ciento en telefonía móvil y 40 por ciento en banda ancha móvil (figura 1). Eso la colocaría como la primera operadora en todoslos segmentos del mercado.

(Nota: en telefonía fija quedaría a la par con Telefónica, pero es ahí donde más predomina la división territorial heredada de la privatización de ENTel, y es completamente dominante en la región norte, a la vez de que se trata de un servicio en caída con las mayores posibilidades de integración convergente con banda ancha y cable, donde lidera. En telefonía móvil se encuentra a la par en un reparto de tercios con Telefónica Movistar y Claro de América Móvil, pero lidera en datos y en servicios con abono, más estables que los prepagos).

La versión que difundieron las compañías, que inmediatamente fue replicada a la opinión pública no sólo por periodistas sino sorprendentemente también por funcionarios, es que tomando en cuenta un “mercado convergente” que englobe todos los servicios la participación sería “sólo” de 36 por ciento. Que de por sí es un porcentaje preocupante, que apenas se replica en algunos países en el sector “convergente” de telecomunicaciones (sin contar TV de paga) y con empresas sometidas a rígidas regulaciones. Pero que además busca solapar que la situación es más grave, en varios sentidos.

Como punto de partida, esa cuenta total aprovecha una sobre estimación de los clientes móviles, que se cuentan por habitantes y no por hogares o establecimientos. Además, se registran como activos clientes prepago con escaso e incluso ningún uso. Eso permite decir, por ejemplo, que Claro sería un tercer competidor cercano con 25 por ciento del “mercado convergente”, cuando se trata casi exclusivamente de un operador móvil, con una participación marginal y muy limitada territorialmente en conexiones fijas (apenas 1.5% del mercado).

Por otro lado, la convergencia y los llamados triple, cuádruple e incluso quíntuple play son una realidad y una clara tendencia a futuro. Aquel operador que se encuentra en posibilidades de ofrecerlo es el que mayor chance tiene de seguir creciendo (reduce costos de prestación y puede presentar “paquetes bonificados” más económicos que la contratación por separado). En Argentina el único gran operador convergente que contaría de inmediato con un profundo alcance nacional sería Telecom-Cablevisión fusionadas.

Ni siquiera Telefónica está en condiciones de hacerlo más que en algunas zonas limitadas de grandes centros urbanos, y tendría que encarar fuertes y progresivas inversiones de red para poder brindar servicios convergentes de forma decente en otras zonas. Mientras que muchísimo más lejos se encuentran los medianos y pequeños operadores localizados, que podrían dar pelea parcial en sus respectivas áreas, pero que apenas arañan porcentajes a nivel nacional y no son los que generan una dinámica competitiva global.

A su vez, es importante el control sobre la infraestructura. Si nos seguimos ateniendo al porcentaje nacional de usuarios, llegamos a que Telecom-Cablevisión controlarían más de 50 por ciento de los abonos fijos de telefonía, banda ancha y TV de paga, lo que representa un control mayoritario sobre los accesos de los abonados (cobre, cable o fibra). Eso de por sí desataría procedimientos regulatorios de las autoridades sectoriales y de defensa de la competencia de cualquier economía de mercado (Europa, Estados Unidos, México, Colombia, Chile…). Como referencia, la empresa se convertiría en la tercera operadora de accesos de banda ancha fija de toda América Latina, tan sólo con su participación en Argentina. A eso hay que sumarle la integración de las redes troncales y las centrales, que a su vez se complementan como backbone y backhaulcon las redes y torres móviles integradas, recursos esenciales y limitados que son muy difíciles de replicar.

En México, por ejemplo, se fijó una regulación de “preponderancia” ex-ante (previa a cualquier otro estudio) que obliga a regular de inmediato a cualquier operadora con una participación sectorial superior a 50 por ciento nacional sea por suscriptores, tamaño de red, tráfico o capacidad utilizada, aplicándole medidas asimétricas. Se trata de un bloqueo precautorio, anterior a cualquier otro control que pueda hacerse acorde a estudios más focalizados.

Así llegamos al aspecto más importante: la práctica internacional (ITU, Comisión Europea, OCDE, CEPAL) enseña que las posiciones dominantes no deben medirse exclusivamente por los porcentajes nacionales, sino a través de estudios (específicos y periódicos) de cada uno de los denominados mercados relevantes, lo que se hace en forma cruzada por sector, por producto, por tipo de cliente y por área geográfica. Implica decisiones y capacidades que escapan a las autoridades regulatorias existentes, sostenidas sobre normas que en Argentina ni siquiera están reglamentadas.

De antemano, es evidente que el control de la empresa fusionada sería todavía mayor en muchas regiones y localidades del país donde ambas son alternativas únicas o dominantes, incluyendo las zonas de mayor poder adquisitivo y concentración demográfica. Eso se puede plantear en general en toda zona de la región norte en la que Telecom es la red incumbente, sea única o con pequeñas alternativas, y en aquellas localidades en las que Cablevisión está presente y opera como opción, lo que también se da en amplias zonas del AMBA. Un ejemplo extremo es el de la rica provincia de Córdoba, donde la empresa fusionada controlaría cerca de 95 por ciento del mercado de banda ancha.

Hay finalmente otro desafío para la regulación: la posibilidad de que la compañía fusionada emprenda prácticas de exclusividad para contenidos audiovisuales relevantes, un plus que el Grupo Clarín ya aprovechó para la expansión de Cablevisión.
Las versiones oficiales
Los interesados y algunos funcionarios salieron de inmediato a decir que sólo se trata de que los reguladores actúen como corresponde, autorizando la operación, con algunas limitaciones. Y punto seguido las restringen a la tenencia de espectro y a la participación mayoritaria en banda ancha fija. Sostienen además que la fusión será beneficiosa para el país, porque los competidores se verán obligados a invertir y se generará más competencia.

Como veremos, hacen una construcción sui generis de los procesos de “convergencia” y “consolidación” en telecomunicaciones, que pretende barrer bajo la alfombra prácticamente todas las recomendaciones de las denominadas “buenas prácticas internacionales”, que fijan organismos liberales, por cierto. Analizamos anteriormente que el gobierno confunde políticas pro-business con políticas pro-market: alienta el desarrollo de negocios específicos y se desentiende del funcionamiento del mercado (promoción de la competencia o control de fallas).

Es obvio que de avanzar la fusión debería ordenarse una devolución de espectro, porque no sólo supera el límite establecido (140 MHz por operador) sino que alcanza casi la mitad del actualmente asignado a las operadoras móviles existentes (un total de 463 MHz, mientras que la fusionada llegaría a 230 MHz en varias áreas del país, incluyendo el AMBA).

Es significativo que fuentes del propio regulador (Ente Nacional de Comunicaciones, Enacom) deslizaran que el organismo “dará luz verde a la operación”, restringiendo su control a aquello que le corresponde: el límite de espectro. Efectivamente, el precario marco normativo del sector no otorga al regulador otras capacidades de control, como estudiar concentraciones de mercado o establecer medidas asimétricas a un operador dominante.

También lo es que la autoridad ministerial declarara de inmediato que el gobierno prevé elevar ese límite a corto plazo, llevándolo a 180 MHz e incluso a más si fuera necesario, dado que tienen previsto que pronto se repartirá más espectro. La única opción que se vislumbra a corto plazo es el espectro que por ley está asignado a la estatal ArSat. Es el gobierno nuevamente el que se atribuye esas decisiones. Y es sorprendente que salga a anunciar ahora mismo que pretende cambiarlas.

Por otro lado, se dice que corresponderá a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) evaluar si encuentra algún aspecto problemático en la operación. Que los interesados limitan nuevamente a banda ancha fija. Quedará por ver si la CNDC le exige a la fusionada “alguna desinversión” o le impone “alguna medida asimétrica de control”. No retomaremos lo de arriba, pero acordemos que convergencia mediante la banda ancha fija se presta por las mismas redes que la telefonía y la TV por cable.

El punto principal, que explicamos abajo, es que la CDNC se encuentra precariamente capacitada para imponer esas medidas de control. De entrada, porque le implicarían un arduo y prolongado trabajo de investigaciones de mercado. Pero peor aún, porque no cuenta con un respaldo en la legislación vigente para aplicarlas, ni para que el regulador sectorial las haga cumplir.

Se puede considerar que la CNDC sí estaría en condiciones de imponer una exigencia más próxima de “desinversión”, lo que correspondería a alguna de las redes fijas de las compañías, al menos de los tendidos finales donde se superponen. Podemos suponer que en ese caso la fusionada optaría por desprenderse de los más vetustos de Telecom. La situación entonces es qué operador estaría en condiciones e interesado en comprar tendidos tan desparramados a los que tendría que sumar fuertes inversiones. Fuentes oficiales dicen que sería la oportunidad de Claro para hacerse de una red fija de alcance nacional. Sea cual sea el caso, queda por comprobar esa venta. Mientras, vuelve a ser apropiado limitar el avance de la fusión.

La competencia

Podría darse en efecto a corto plazo que la fusionada presente “ofertas convergentes” con una reducción de precios respecto a los servicios separados, principalmente en fijos en aquellos lugares donde sí haya competencia. Pero sin recaudos es un arma de doble filo.

En cuanto al mercado móvil, ya comentamos que la distribución de tercios resultó en una competencia estanca en precios o productos (las ofertas de servicios son similares y los precios aumentan siempre en forma conjunta). Queda a probar que decidan emprender una competencia más agresiva, que reduce sus ganancias, principalmente con la desaparición del rol desafiante que se asignaba a Cablevisión-Nextel (con la fusión pierde la exigencia de disputar el mercado a la baja para hacerse con una base sustentable de clientes).

Por otro lado, se acrecientan los peligros en aquellos mercados en que quedaría como dominante en servicios fijos, con amplia libertad para fijar los precios. Lo que no es algo nuevo. Cablevisión ya fue denunciada e incluso está siendo investigada por la CNDC por elevar sus precios en mercados en que se convirtió en el operador único de cable.

En cuanto a las inversiones, ya vimos que la fusión limita los incentivos de Telecom para avanzar en tendidos de fibra donde se complementa con Cablevisión, y las habilita para concentrarse en aquellas zonas en las que no los tenga y encuentre perspectivas de rentabilidad. Lo que se cruza con otra de las decisiones vía decreto del gobierno, que otorgó una “vacación regulatoria de 15 años” para todo tendido de “nueva generación”. Según esto, ahí donde llegue el primero disminuyen los incentivos para cualquier otro competidor.

También se dijo que “Telefónica deberá acelerar ahora sus inversiones”. Resaltemos que si algo caracterizó el pasado de Telefónica en el país es más un comportamiento extractivo de rentas que la promoción de inversiones, principalmente en su red fija. A lo que se suma un cuadro de alto endeudamiento global, con anuncios de desinversión. Queda por ver cuánto decide avanzar en costosas inversiones de fibra, al menos más allá de zonas de alta rentabilidad de centros urbanos. El único competidor de alcance nacional no parece muy incentivado.

Algo mucho más difícil para Claro, que no tiene más que una presencia limitada en redes fijas, aunque más modernas. Se dice que también podría avanzar con la compra de las cableras TeleCentro e incluso SuperCanal, lo que en todo caso le sumaría presencia en zonas del AMBA y/o en localidades de la región de Cuyo. Así, la competencia convergente de “dos o incluso tres operadores nacionales” parece una apuesta arriesgada, limitada a algunos centros urbanos.

Todo esto choca con otra contradicción del marco normativo creado por los decretos, que posterga el ingreso de las telefónicas a TV por cable hasta enero de 2018 para las ciudades de Buenos Aires, Córdoba y Rosario, y a determinar desde 2019 para el resto del país. Eso implica un bloqueo normativo vigente para la fusión de Telecom y Cablevisión en prácticamente todo el país (dado que es la telefónica la que absorbería, además de que la normativa impide “cualquier tipo de participación cruzada”). Y un bloqueo de la convergencia a nivel nacional.

El gobierno quedaría obligado a volver otra vez vía decreto sobre sus propias decisiones. Y en el caso de DNU vuelve a involucrar al Congreso. Se rumorea que, como compensación a las telefónicas, se podría quitar la prohibición para que brinden TV de paga satelital (TDH). Eso les permitiría a Telefónica, Claro pero también a Telecom alcanzar en forma inmediata cobertura sobre todo el territorio nacional para servicios de TV, con base en una estructura satelital que ya tienen disponible. Y es claro que quitaría más aún los incentivos para modernizar las redes fijas.

Las falencias institucionales
Argentina no cuenta actualmente con un esquema institucional apropiado para procesar esta operación de concentración de alto impacto para su desarrollo socio-económico, tanto por las capacidades de sus autoridades de regulación como por la ausencia de un marco normativo para justificar y aplicar las medidas de control pertinentes.

Ya hicimos un análisis del marco institucional instaurado por el gobierno, lo retomamos acá acorde al asunto. El gobierno asumió con una fuerte intervención vía decretos, que comprendió el reemplazo de los órganos de gobierno y la modificación radical de la legislación vigente. La medida fue presentada como un paso de emergencia temporal, que daría lugar a la elaboración de un nuevo marco normativo, integral y convergente para su tratamiento en el Congreso. A pesar de las reiteradas promesas, eso nunca sucedió.

Al contrario, el gobierno consolidó un esquema de baja institucionalidad, en el cual concentró la toma de todas las decisiones sectoriales, incluidas las de regulación. Mostrando además un comportamiento errático, con una sucesión de decretos y resoluciones ad hoc en gran medida contradictorias, destinadas a arbitrar entre los intereses de los involucrados. Se hizo evidente que bajo ese esquema toda decisión puede ser tomada, así como modificada, acorde a las negociaciones que encare el mando político. En un sector que suele esgrimir la inseguridad jurídica como pretexto para justificar bajos niveles de inversión y mala calidad de servicios.

Ese esquema incluyó inicialmente la creación de un Ministerio de Comunicaciones, que absorbió las decisiones políticas pero también muchas de las regulatorias, principalmente en telecomunicaciones. Ahora el gobierno resolvió la disolución de ese Ministerio, pasando sus funciones al de Modernización. Allí se trasladó la Secretaría de TIC, que es en definitiva la que venía articulando la mayoría de esas decisiones.

Por otro lado, creó el ENaCom, destinado a reemplazar a las AFSCA y AFTIC. En el cual no sólo repitió el esquema de integración política de su Directorio, sin ninguna exigencia de concursos o capacidad profesional, sino que además reforzó su dependencia del Poder Ejecutivo. Designa a la mayoría de sus directores y puede remover a todos a gusto.

Así se vio reforzado un rasgo que caracterizó las políticas de comunicaciones argentinas en los últimos 40 años: la capacidad discrecional del gobierno en turno para la toma de todas las decisiones sectoriales, y su extensión en un esquema de negociaciones o intercambios, de escasa visibilidad y control público, con aquellos actores que logran acceso. Principalmente los más grandes, que tienen recursos diferenciales para la negociación política. Eso resulta en una dinámica que se hizo evidente en esta gestión: una sucesión de decisiones erráticas, en la que termina primando el intercambio de intereses particulares (sean los políticos del gobierno o los de negocios de las empresas) por sobre intereses sectoriales o sociales de más largo plazo.

Por otro lado, el gobierno tampoco avanzó en el fortalecimiento de las capacidades normativas de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, un organismo dependiente de la Secretaría de Comercio del Ministerio de Producción, a la cual remite recomendaciones que no son obligatorias (sí pueden tener cierto peso público y ser presentadas en recursos judiciales). El Ejecutivo designa a su presidente y sus cuatro vocales, sin ningún tipo de concurso, los que históricamente cambian con el gobierno. Eso ocurrió también en este caso. El seguimiento histórico muestra que sus recomendaciones tienden a adecuarse a los intereses del gobierno en turno, principalmente en los casos de alto interés político.

La aprobación que la CNDC hizo en 2016 del ingreso de Fintech en Telecom es un antecedente preocupante: en una resolución express consideró que no era pertinente poner reparos a su presencia simultánea en Cablevisión ni evaluar una potencial concentración económica, dado que no tenían capacidades de decisión cruzada, lo que quitaba el peligro de que coordinaran acciones. Según venimos viendo, y se suman otras decisiones operativas de ambas empresas, fue un argumento sumamente endeble.

La CDNC viene anunciando importantes esfuerzos internos para profesionalizar sus labores. Debemos destacar que una de las vocales designadas es una reconocida profesional con probado conocimiento del sector de telecomunicaciones. La CNDC anunció también que hará un estudio profundo del caso, convocando a diversos actores y consultando al Enacom. Pero se repite el problema de fragilidad institucional.

Por un lado, faltan datos transparentes, actualizados y localizados sobre los mercados de telecomunicaciones. Eso dependerá en principio de la información que le brinde el Enacom, que es precaria. A la vez, si decidiera avanzar en la definición de cada uno de los mercados relevantes y evaluar el poder sustancial o las condiciones de competencia efectiva, estaríamos considerando un proceso de entre 18 y 30 meses.

Por otro lado, llegaríamos al problema fundamental: no existe la reglamentación sectorial que sustente ese trabajo y las decisiones consecuentes de la CNDC. Más allá de que la Ley Argentina Digital incluye las figuras de operador con poder significativo de mercado y la determinación de segmentos y participaciones relevantes, así como la indicación de que le corresponden medidas asimétricas, no lo hace más que en forma genérica y nunca se avanzó en su reglamentación (más allá de que eso no fue anulado por los decretos). De este modo, la CNDC no está en condiciones de respaldar ese tipo de decisiones, como tampoco el regulador sectorial de hacerlas cumplir. Y no es prudente dejar que el Ejecutivo las defina mientras se evalúa la operación.

Las buenas prácticas
Nunca deben perderse de vista las características estructurales del sector de telecomunicaciones, que requiere de grandes inversiones en costos hundidos que recién maduran en el tiempo, lo que se refleja en altas economías de red y de escala que conducen a una tendencia “natural” a la concentración: pocos y grandes jugadores se ven beneficiados en la prestación de los servicios. Es un dato conocido por los reguladores, a fuerza de la evidencia, que replicar la infraestructura ya desarrollada por los operadores establecidos no sólo es poco eficiente sino una posibilidad cada vez más remota. Pocos inversionistas están dispuestos a hundir capital intensivo en mercados maduros para pelear por rentas que recién recuperarían a plazo. Los ingresantes de cero en todo caso suelen limitarse a las zonas de alta rentabilidad o a nichos poco cubiertos, o son promovidos con beneficios especiales.

Además, los procesos de convergencia ponen a convivir actores de magnitudes muy diferentes, operadores con redes heredadas o desarrolladas a lo largo del tiempo, con alto grado de capilaridad nacional y grandes recursos de inversión, con otros de mucho menor porte, locales o entrantes. Es por eso que la experiencia internacional pone especial énfasis, bajo la recomendación de políticas de corte liberal, en las herramientas de promoción de la competencia, con una regulación especialmente severa si se detecta operadores con posición dominante.

Hay muchas medidas de regulación para la promoción de la competencia, desde obligaciones minoristas destinadas a garantizar derechos y reducir las barreras de salida de los abonados, hasta mayoristas orientadas a reducir las barreras de entrada al mercado. Se destacan las exigencias de interconexión en condiciones y precios regulados, las obligaciones de compartición de infraestructura o de desagregación de red, e incluso la separación estructural de redes para servicios mayoristas.

A su vez, la implementación de estas políticas exige el desarrollo de capacidades estatales, lo que comienza con un marco legal robusto (vía una ley definida por el Congreso) a ser aplicado por una autoridad sectorial y de defensa de la competencia con garantías de autonomía del gobierno y de los grupos económicos, con canales institucionales de participación y mecanismos de visibilidad de los procesos decisorios (controles cruzados, presentación de agendas e informes, estadísticas públicas, audiencias, etc.).

Todo eso está ausente en Argentina. Un contexto muy malo para procesar una operación de esta envergadura.
Fuente: mediatelecom

Ver también: Bomba! Telecom y Cablevisión anuncian que arribaron a un Compromiso Previo de FusiónTelecom Personal adquiere el 70% de la empresa de TV satelital: TuVes ParaguayLa primera operadora de cuádruple play tendría 30 millones de clientes por la fusión Telecom-CablevisiónUna solución argentina para los problemas de ClarínCórdoba: La fusión Telecom - Cablevisión dejará 95% de la banda ancha en manos de un solo operadorPerfil de David Martínez, el caballo de Troya de ClarínLa ANSeS, otro ganador de la anunciada fusión de Telecom y CablevisiónCompetencia podría llamar a consultas por fusión Telecom-CablevisiónTelecom - Cablevisión: cuando la concentración obliga a la oportunidadObservan en España que Telefónica comienza a sufrir la 'pinza' de Cablevisión y TelecomArgentina: Un mexicano ‘se come’ el mercado telecom (y no es Slim)Fusión por absorción: Telecom cómo sociedad absorbente y Cablevisión como sociedad absorbidaEl Grupo Clarín arrasa desde la llegada de Mauricio MacriNo se habla de otra cosa que de la fusión Telecom y CablevisiónMacri-Magnetto: La verdadera boda del añoTelecom y Cablevisión deberán desprenderse de espectro para fusionarseTelecom-Cablevisión: "Es una fusión de alto impacto local"David Martínez y Clarín complican los planes de Carlos Slim y TelefónicaDavid Martínez se apodera de las telecom en Argentina y pone en jaque a SlimCablevisión elevará de 33% a 39% su participación en TelecomTelecom o Cablevisión deberán vender o alquilar sus redes en CórdobaOscar Aguad y los servicios prestados, Cercados por Clarín, Cablevisión y Telecom

Ahora dicen: "No dan los tiempos para que el proyecto de Comunicaciones Convergentes se trate este año"

Miguel de Godoy, titular del ENaCom, asumió que el proyecto de Ley de Comunicaciones Convergentes entre medios audiovisuales y telecomunicaciones podría demorarse hasta 2018 y cuestionó la Ley Audiovisual
Por: Giselle Rumeau
Miguel de Godoy puede jactarse a esta altura de los acontecimientos de haber sido uno de los principales asesores de dos políticos que lograron llegar a la Casa Rosada. El publicista fue vocero a fines de los ‘90 de Fernando de la Rúa, cuando el radical era jefe de Gobierno porteño.
No participó de la administración de la Alianza y tras un silencio autoimpuesto, regresó a la política para ser el secretario de Medios de la gestión porteña de Mauricio Macri. Ahora, De Godoy es el presidente del Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom), organismo responsable de llevar adelante el plan de convergencia tecnológica entre medios audiovisuales y telecomunicaciones, y autoridad de aplicación para las normas que regulan a las empresas de comunicación.

En una entrevista con 3Días, el funcionario admitió que la Ley de Convergencia, prometida para el 2017, podría demorarse hasta el 2018 por el parate que produce en el Congreso el año electoral.

¿Por qué Comunicaciones pasó de ministerio a secretaría de la cartera de Modernizacón?
Es parte de una reforma que se está haciendo en el Estado para achicar el déficit. Además, a veces se chocaba con las tareas de Modernización. Pero prácticamente pasó con las mismas competencias. En el caso de la ENaCom, es un ente autárquico que está hecho por DNU del Presidente y tiene funciones de regulador. Con lo cual,tiene un ministerio de alzada que será Modernización.

La Ley de Comunicaciones Convergentes se prometió para este año. ¿Se llega a tiempo con las elecciones?
Es difícil. Me parece que no dan los tiempos para que se apruebe este año. Hay una comisión redactora formada por Henoch Aguiar, Silvana Giudici, Alejandro Pereyra, Hector Huici, Santiago Kovadloff y Andrés Gil Domínguez, que preparó el anteproyecto de la ley. Ahora se van a abrir las consultas parciales y cuando esté listo el borrador, se elevará al ministro Andrés Ibarra y a Presidencia para que opinen, hagan sus retoques y la envíen al Congreso.

¿Qué pasa con la Ley Audiovisual?
Los artículos que siguen vigentes serán incluidos en la Ley de Convergencia, porque esta norma tomará todas las áreas y reemplazará a las leyes de Servicios de Comunicación Audiovisual y de telecomunicaciones Argentina Digital. Más allá de algunas buenas intenciones, la anterior ley de Medios (SIC) planteaba un atraso con la tecnología. Ahora existen los medios convergentes. Todos deberán estar regulados a partir de una misma base, el mismo control, con las mismas reglas. Eso no estaba contemplado. La telefonía, iba por un lado, internet, por otro, y los medios, por otro.

¿Se va a aprobar la fusión Cablevisión-Telecom?
Como titular del ENaCom, a mí me toca regular. No puedo anticipar porque sería prejuzgar. Todavía ante el ENaCom no hubo ninguna presentación. Sé que se ha hecho una ante la Bolsa de Valores, que puede ser o no aprobada, y a partir de ahí viene el requerimiento al ENaCom y a Defensa de la Competencia.

¿No puede crear un monopolio?
Depende. Hay que ver que es lo que presentan. A partir de los papeles, analizaremos si se aprobará en forma total, parcial, con disidencia, si se negará, o se pedirá desinversión. Pueden pasar varias cosas. Pero no es un proceso inmediato. Va a llevar por los menos cuatro o cinco meses. Así que no podemos prejuzgar. Lo que debe hacer el Estado es controlar que estas cosas no pasen.

¿Por qué los servicios de telefonía son tan caros y deficientes?
Tardamos 14 años en tener 4G en la Argentina. Fuimos el último país de Latinoamérica. El Estado designó mal una parte del espectro y quedó en deuda. Eso fue tomado por las empresas de telefonía (Personal, Movistar y Claro) para justificar su incumplimiento con las inversiones. A eso se suma la falta de espectro. Cuando nosotros iniciamos la gestión había 200 y pico de megas, que se habían entregado para esta autopista de comunicaciones. En un año y medio, tenemos más del doble. Y se estima que el año que viene vamos a estar entre los 800 y los 1.100,que son las medidas que tiene toda Latinoamérica. Además, las empresas se automedían la calidad. Eso cambió. Comenzamos a medirlos nosotros.

Pero las tarifas son altas...
Con respecto a latinoamérica, no están tan altas, pero se encarece porque el servicio es malo.

¿Cuándo los usuarios van a poder comprar cuatro servicios a un sólo operador?
El primero de enero, que es la fecha en la que se va a dar la convergencia, todos tiene que estar preparados para dar cuádruple play. Esto es, que los medios de comunicación o teleoperadores van a poder dar todos los servicios: telefonía fija, celular, internet, y televisión. Entonces están obligados a invertir porque si no, se los come la competencia.

¿Esto no va a perjudicar a las empresas más chicas?
Estas tienen una protección. La ley dice que todos puedan dar televisión el 1 de enero de 2018 pero que el ENaCom deberá proteger especialmente a aquellas localidades de menos de 80.000 habitantes donde el servicio sea prestado únicamente por Cooperativas o Pequeñas y Medianas Empresas. También habrá que agiornarse a los tiempo. Existe una forma que se llama operador móvil virtual, que permite comprar a las telefonías parte del espectro o alquilarselo y dar el servicio.
Fuente: El Cronista

jueves, 20 de julio de 2017

Carta de la mamá del Polaquito: "Basta, por favor"

Por: Fernanda Rivas, mamá del niño entrevistado en el programa de Jorge Lanata, para La Garganta Poderosa
A nadie, a ninguna mamá le deseo que pase por todo esto, ni que deba vivir lo que yo estoy viviendo, desde que emitieron esa tramposa entrevista por televisión. Me duele, claro que me duele, me duele en el alma que lo hayan tratado y mostrado como a un asesino. Porque sí, un niño puede tener problemas de consumo, y es evidente que los tiene. Pero de ahí a matar... Mi hijo nunca mató, nunca hizo muchas de las cosas que le hicieron decir ahí.

A la que mataron, es a mí.

Los últimos años no fueron fáciles y, cuanto más compleja se hizo la situación, menos amparo tuve del Estado. Pues ahora mi hijo tiene 11 años, pero los peores problemas empezaron hace tres, cuando me informaron que no podía continuar asistiendo a la escuela, porque no estaban capacitados para tener a "un chico como él". Ahí mismo, me explicaron que necesitaba recurrir a un psicopedagogo y darle una red de contención más amplia, pero nadie me ayudó a construirla. Sola, solísima, con las herramientas que tuve, créanme, ¡hice todo lo que pude!

A los 9 empezó a consumir y todo se volvió más difícil. No sabía cómo manejar la situación, de modo que pedí la internación. Y como respuesta, sólo aparecieron las excusas. Me derivaban de un psicólogo a otro, sin definirme nada en concreto: mes a mes, cambiaban los argumentos o los contratiempos, siempre sobre la nada misma. Que faltaban cupos, que no había recursos, que se les escapaba, o directamente que no sabían tratar "su problema". Así pasé dos años a la deriva, en Lanús, perdida entre las promesas del municipio, que ahora simula desconocer mi lucha, mi desesperación y su verdad. Que ahora sí, lo considera prioridad...

¿Saben cómo se siente dormir sobre mi almohada? Sobre tanto dolor, se hace muy duro soportar tantas mentiras. Inventaron que yo consumía drogas. Y hasta llegaron al punto de afirmar que tenía dos hijos muertos, para instalar que sería muy natural si me mataran al tercero. ¿Cómo aguantar semejante hipocresía? Conmigo, hagan lo que se les cante, ¡con mi hijo, no!

Saben lo que hicieron, saben que lo expusieron de una forma increíble. Porque ni siquiera se conformaron con haber dado su apodo en la entrevista que Lanata puso el domingo, sino que terminaron mencionándolo varios por su nombre real, como lo hizo ayer el propio secretario de seguridad de Lanús, Diego Kravetz. ¿Qué más? En vez de cuidarnos, nos siguió faltando el respeto, luego de haber sido partícipe del armado de la nota, junto a efectivos policiales y productores del programa, tal como lo denuncié anteayer en la fiscalía de Lomas. Yo, sí, yo, su mamá. Tengo clarísimo, en esta pesadilla, que intentarán usar políticamente mis palabras, que buscarán ensuciarme o que forzarán otros testimonios, para no reconocer que mintieron...

Saben muy bien lo que hicieron.

Yo cartoneo para poder vestir y calzar a mi hijo, desde que nació. Y así también crío a mis otros tres amores: una nena de 6, un nene de 5 y una bebé de 9 meses. Al principio, trabajaba horas y horas en la calle, con un carretón que llevaba a mano junto a mi tía y, recién cuando él cumplió sus 3 años, pude sumarme a la cooperativa "El amanecer de los cartoneros", desde el Movimiento de Trabajadores Excluidos. Porque sí, ahí, entre todas esas personas que Lanata desconoce, ataca o desprecia, están mis compañeras, mis compañeros y las únicas manos a las que me pude aferrar, cuando nadie, pero nadie me quería escuchar.

Yo, sí, yo formulé la denuncia contra este show armado. Y acá estoy, poniendo el cuerpo junto a mi nombre, para que dejen de manosear el suyo, porque tal vez algunos ya lo hayan olvidado, pero se trata de un niño, un niño que deberá reponerse de toda esta tortura psicológica que viene a completar una persecución policial de meses, esa que un oficial le supo resumir a mi hermano: "A tu sobrino, te lo vamos a levantar por ahí y lo vas a encontrar tirado".

De ahora en más, sólo espero que la UFI 12 de Lomas avance seriamente en la investigación. Y a todos los demás, les pido un poco de paz, para poder recuperarme y para que mi hijo se pueda recuperar también, a mi lado. Sueño para él, un futuro verdaderamente sano, ese futuro que solía imaginar cuando miraba mi panza, esperando que naciera...

Por él, voy a luchar, hasta que me muera.

Ver anterior: Denuncian que la nota sobre el “Polaquito” en el programa de Lanata es un montaje"Váyase de la mierda, Lanata"Debate: Pobre Polaquito, pobre LanataDebate: El drama de El Polaquito no fue la televisiónExhortación por la difusión de imágenes y datos personales de niños, niñas y adolescentes en situación de vulneración de derechosCarta Abierta de una jueza de menores a Jorge LanataCarta de la mamá del Polaquito: "Basta, por favor"

Masivo apoyo a los trabajadores de Radio Del Plata en la cartera laboral

Como estaba previsto, después de las 10.00 de la mañana del miércoles se desarrolló, con una importantísima convocatoria, la concentración programada en las puertas de la sede de Relaciones Laborales del Ministerio de Trabajo en la Avenida Callao 114
Los compañero de Radio Del Plata, están siendo sometidos a una situación desesperante ya que no les abonan los salarios hace tres meses, tampoco los medio aguinaldo del año pasado y este, y desde hace un año y medio reciben sus haberes en cuotas libradas a las ganas de Electroingeniería, y están sin cobertura médica y menos aún aportes jubilatorios.

Todo esto ocurre mientras las familias Ferreyra y Acosta, que regentean la histórica emisora que quieren desguazar junto a 360TV, aducen problemas financieros mientras por ventanillas del Estado nacional siguen cobrando suculentas cifras por obra pública. Tal el caso de la construcción de los gasoductos troncales de la ciudad de Córdoba, que comparten con la coimera Odebrecht y la supuesta ex empresa de la familia Macri IECSA, y las imponentes represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic en la provincia de Santa Cruz, donde van asociadas con la empresa china Gezhouba e Hidrocuyo. Ni hablar de los negociados oscuros de la joyería de los poderosos vinculada a la esposa de Gerardo Ferreyra, Myriam “Mimí” Kohen. Como verán todo muy bien justificado y muy transparente.

Los colegas de la AM 1030 no estuvieron solos, todo lo contrario, fueron acompañados por pares de otros medios de prensa escrita, radial y televisiva, oyentes de la señal, independientes que se acercaron a brindar respaldo, dirigentes políticos y sociales, y los distintos sindicatos que agrupan a los trabajadores de las radios: SiPreBA (prensa), SAL (locutores), ATTraC (operadores) y SUTEP (productores), incluyendo una delegación PepsiCo y docentes.

La delegada de prensa (SiPreBA) en Del Plata, Cecilia Claps, explicó que “desde el mes de marzo comenzó el atraso mayor en el pago de los sueldos por parte de la empresa, que nos planteó un plan de pago del 20 por ciento semanal, cosa que ni el mes llegamos a cubrir del sueldo. De todas maneras aceptamos para seguir adelante tanto con la programación como con los puestos de trabajo. Ese plan de pago se mantuvo durante una semana y se volvió a cortar nuevamente. Nos deben abril, mayo, junio y el aguinaldo. No pagan las obras sociales y estamos sin cobertura médica”.

Claps (compañera que atraviesa esta triste situación absolutamente evitable, con cinco meses de embarazo), agregó que en la audiencia la patronal firmó un nuevo acta comprometiéndose una vez más a un nuevo plan de pagos, sin generar expectativas en los trabajadores (pueden escuchar la nota durísima y completa en este vínculo).

Esto porque los autodenominados empresarios de medios sólo abonarán una de las cuotas atrasadas del mes de abril sin cubrir todo lo demás. La Izquierda Diario, que junto a Barricada TV y otros medios estuvo cubriendo la actividad, subió las actas firmadas (ver abajo). La próxima audiencia será el 26 de julio.
El hijo de Gerardo, Sebastián Ferreyra, salió como si nada del Ministerio y fue abordado por periodistas y oyentes que le reclamaron por la grave crisis a la que están llevando a la emisora y a sus empleados (y que según el ENaCom en los papeles comparte con Marcelo Tinelli y Claudio Belocopitt de Swiss Medical). Suelto de cuerpo dijo estar al tanto de todo y sin escrúpulos manifestó que la situación es difícil para todos.

Mientras ocurría todo esto, en paralelo se realizaba un paro en las emisoras privadas de todo el país desde las 12 del mediodía porque la Asociación de Radiodifusoras Privadas Argentinas (ARPA) no respeta la clausula gatillo acordada en paritarias, que garantiza abrir negociaciones en caso de que continúen las subas inflacionarias.

La medida de fuerza fue levantada a las tres horas de iniciada tras la decisión de la cartera laboral de dictar la Conciliación Obligatoria, donde se abre un período de tiempo para renegociar y tratar de zanjar la mala predisposición de los privados para solucionar el problema.
Foto: Vero Bordon‏ @verobordonok
Fuente: Interradial

Importante aumento salarial en Radio Nacional

Los trabajadores recibirán un incremento del 22% en tres cuotas consecutivas junto a significativas sumas por vestimenta y refrigerio
Representantes de la Asociación de Prensa de Tucumán (APT), la Asociación de Prensa de Santa Fe (APSF) y el Sindicato de Prensa de Rosario (SPR), firmaron un acuerdo salarial con autoridades de Radio Nacional que incluye a los compañeros vinculados mediante contratos de trabajo por tiempo indeterminado y contrataciones eventuales en los términos del artículo 99 de la Ley de Contrato de Trabajo (LCT).

Según lo rubricado en las actas, los trabajadores recibirán un aumento salarial del 22% al básico discriminado de la siguiente manera: un 5% retroactivo al 1 de mayo sobre el sueldo de abril, 6% a partir del 1 de junio y 11% desde el 1 de julio.

En tanto, a partir del 1 de mayo se pagarán 4.150 pesos por mes en concepto de refrigerio en tanto que por el rubro vestimenta se abonarán 13.600 pesos semestrales en las remuneraciones devengadas en setiembre de 2017 y marzo de 2018.

Las partes acordaron que el convenio tendrá validez durante un año, desde el 1 de mayo de 2017 al 20 de abril de 2018 y, lo que no es un dato menor, se pactó que en caso de que la evolución anual del Indice de Precios al Consumidor del INDEC entre diciembre de 2016 a diciembre de 2017 supere el 22%, en enero de 2018 se deberá convocar nuevamente a las partes para ajustar las variaciones y solicitar una nueva homologación.

De las reuniones participaron el gerente de Recursos Humanos de Radio Nacional, Facundo Fernández de Oliveira y el vice director Pablo Ciarliero, junto con los secretarios generales de los gremios en cuestión, entre ellos Oscar Gijena de la APT.

Llamó la atención la participación en las negociaciones de Mario Gonzalo Díaz, director de Relaciones Laborales del Ministerio de Modernización, ex gerente del Correo Argentino cuanto este se encontraba en manos del Grupo Macri. Lo llamativo se debe a la ausencia del Ministerio de Trabajo en las reuniones.

Respecto de las negociaciones, Oscar Gijena, de la APT, reflejó que “es una avance muy importante, sobre todo porque Radio Nacional ya había cerrado acuerdos salariales con otros gremios que están en Radio Nacional, dejando de lado a los trabajadores de prensa. Además es una referencia importante para las negociaciones en la provincia, porque los convenios con La Gaceta o LV 12, por ejemplo, no son superadores del alcanzado en Radio Nacional”.

Agregó que también sienta un precedente para que el Estado no cierre paritarias en dependencias como universidades, municipios o universidades teniendo en cuenta las negociaciones a la baja que pudieran alcanzar determinados gremios sin tener en cuenta a los sindicatos de prensa.
Fuente: primerafuente.com.ar
Ver también: Acuerdo para contratados en Radio Nacional

Carta Abierta de una jueza de menores a Jorge Lanata

La Jueza de Menores de la 4 Nominación de Rosario, María Dolores Aguirre Guarrochena, escribió una carta abierta al periodista Jorge Lanata acerca de la nota sobre el Polaquito que emitió el último domingo el programa PPT:

Estimado Sr. Lanata:
Soy Jueza de Menores de la Ciudad de Rosario y todas las personas que me conocen saben que siempre mantengo un perfil bajo, evitando la exposición mediática no sólo personal sino, fundamentalmente, la de todos aquellos adolescentes que por alguna razón transitan por la oficina donde trabajo.

No obstante ello, estimo justo y adecuado referirme públicamente a la cobertura que Usted hizo respecto de una persona menor de edad -"Polaquito"-, quien durante un reportaje se autoincriminó por varios delitos, algunos especialmente graves.

Pero antes de exponer mis puntos de vista, quiero aclararle que no lo hago ni desde el odio, ni desde la indignación, ni desde la palabra exasperada, sino como una exigencia del cargo que ocupo (por la responsabilidad social que representa) y como un ejercicio de participación ciudadana que debería pretenderse en cualquier sociedad democrática. Por eso, no me ubique dentro de la división maniquea de "la grieta". No me interesa desacreditarlo a Usted ni seguir cargando las tintas de los sentimientos más primitivos. Me interesa construir.

Hecha esta aclaración, paso ahora a desgranar diversos aspectos de esta cobertura mediática que no pueden dejar de ser analizados.
En primer lugar, Usted es un actor social -entre otros- que, a través de este tipo de coberturas pretende influir en la formulación de la Política Criminal. Y a nadie escapa que su postura se enmarca en una avanzada neopunitivista, de mano dura, bajando los límites de la responsabilidad penal de las personas aún por debajo de aquéllos establecidos en la época de la última dictadura militar con las leyes 22.278 y 22.803, actualmente vigentes. Estimo que una persona de su trayectoria y experiencia no puede haber pasado por alto esta finalidad ni ello se puede haber debido a un descuido.

En un intento de entender (y de atribuirle una finalidad diferente a su cobertura), se me ocurre pensar que lo que Usted quiso mostrar son las deficiencias de las políticas públicas en materia de infancia y adolescencia, algo en lo que podríamos eventualmente coincidir Usted y yo, sobretodo a partir de los brutales recortes presupuestarios en estas áreas (cuyas partidas pocas veces estuvieron a la altura de las necesidades, para ser sinceros...). Pero aún suponiendo esta finalidad ¿puede afirmarse que la nota de "Polaquito" es un medio adecuado para alcanzarla?.
Antes bien, un niño pequeño confesando ser autor de delitos graves con total despreocupación sólo parecería destinado a desatar el aplauso de la telepatota (no tan numerosa como se cree...).

Despejada, entonces, la cuestión relativa a la finalidad de la cobertura, resta analizar el reportaje en sí.

En primer lugar, si bien el reportaje no lo hizo Usted personalmente -sino un colega-, lo cierto es que Usted es el responsable del mismo en términos mediáticos, por haber tenido el poder real de decisión acerca de su difusión y por ser el profesional con verdadero poder de convocatoria de su programa (al punto que la audiencia alude "al programa de Lanata" sin otras distinciones).

En segundo lugar, el reportaje no respeta siquiera los más mínimos estándares exigibles en las coberturas mediáticas que involucran a niñas, niños y adolescentes que se estudian en cualquier centro de formación de Comunicación Social. A propósito, puedo recomendarle la lectura de una guía de buenas prácticas redactada por UNICEF titulada "Por una comunicación democrática de la Niñez y Adolescencia" que puede encontrar fácilmente en Internet.

En efecto, y tal como le vengo diciendo, el reportaje incurre en una larga serie de prácticas profesionales éticamente cuestionables, entre las que se destacan (sin negar otras): no haber protegido al niño en su derecho a la intimidad; haberlo expuesto a riesgos de sufrir represalias; haber mostrado al niño en términos y de modo estigmatizante (amén de estereotipado); haber reforzado una mirada punitivista (aunque sea involuntariamente); no haber actuado con sensibilidad frente a un niño; no haber tomado los recaudos elementales a la hora de obtener el permiso del niño y el de sus representantes legales (preferentemente, por escrito); no haber evaluado suficientemente las posibles derivaciones políticas, sociales y culturales del reportaje; haber difundido el entorno comunitario del niño (la simple pixelación del rostro de este muchachito no satisface adecuadamente las exigencias que imponen su protección), no haber informado al niño sobre la publicación de la nota a través de cualquier medio escrito, entre las más destacables. La difusión de este material periodístico no habla de este niño, sino de los límites que Usted es capaz de transgredir en el ejercicio de su profesión.

Estrategias editoriales como ésta sólo contribuyen a reforzar una mirada estigmatizante y estereotipada de la niñez/adolescencia pobre, creando un "otro monstruoso" al que hay que "eliminar" (neutralizar) para poder "resolver el problema" de una vez por todas. Aún suponiendo que Usted no lo haya querido, esto es lo que ha conseguido.

Ojalá que tanto Usted como otros colegas que optan por estas estrategias editoriales (no tantos, gracias a Dios) puedan visualizar finalmente que las buenas prácticas a las que antes me referí no son un límite al ejercicio de la profesión. Al contrario. La ennoblecen.
Después de todo esto, confío en que no empleará su poder mediático para desacreditarme (tal como veo que ha intentado hacerlo con el Sr. Grabois, por ejemplo). En ningún momento yo intenté hacerlo con Usted (y hasta sería un nuevo ejemplo de malas prácticas). Pero si me equivoco, y Usted opta por desacreditarme, puedo adelantar en mi defensa que soy una persona como cualquier otra, con mis limitaciones, mis contradicciones y hasta mis bajezas. No me postulo como la reserva moral de nada. Pero de lo que nadie podrá dudar jamás es de mi compromiso ético.

Finalmente, le pido que deseche (si remotamente lo considerara) la idea de contactarse conmigo para debatir sobre el tema. Todo lo que tenía para decir lo expuse en estas pocas líneas y cualquier otra exposición mediática no sería más que una vana repetición de ideas.
En el convencimiento de que somos los adultos los únicos responsables del cachorro humano, y que de nosotros depende la construcción de un mundo que los aloje, hago propicia esta ocasión para saludarlo con mi cordialidad.

Dra. María Dolores Aguirre Guarrochena
Jueza de Menores de la 4 Nominación de Rosario
DNI 22.283.267
Ver anterior: Denuncian que la nota sobre el “Polaquito” en el programa de Lanata es un montaje, "Váyase de la mierda, Lanata", Debate: Pobre Polaquito, pobre Lanata, Debate: El drama de El Polaquito no fue la televisión, Exhortación por la difusión de imágenes y datos personales de niños, niñas y adolescentes en situación de vulneración de derechos, Carta Abierta de una jueza de menores a Jorge Lanata

Otras Señales

Quizás también le interese: