lunes, 4 de septiembre de 2017

Nuevos aprietes y despidos en Clarín

El miércoles 30/8, dos periodistas de Clarín fueron convocados a una pequeña oficina de Capital Humano. Allí, por separado, los recibieron dos directivos de la gerencia y un escribano. Se les dijo que debían firmar el retiro voluntario en ese instante o, de lo contrario, se les mandaría un telegrama de despido. Ambas opciones estaban ahí mismo, arriba de la mesa.

Los dos se negaron a firmar bajo presión, sin el debido asesoramiento ni el tiempo suficiente para pensar. Pero la cuestión no quedó ahí. Tras volver a sus puestos de trabajo, la empresa mandó guardias de seguridad a sacarlos por la fuerza del edificio.

Liliana, con 24 años de trabajo en la empresa y a 4 meses de jubilarse, se descompensó en el baño y debió ser llevada por un delegado hasta el servicio médico, donde le dieron una licencia por su estado. Todo el trayecto fueron escoltados por guardias de seguridad, quienes además montaron un operativo por todo el edificio para dar con el otro compañero.

Cuando descubrieron que Adrián se encontraba reunido en la oficina gremial, quisieron llevárselo de ahí. Recién con la intervención de la Comisión Interna, Capital Humano dio la orden de finalizar el hostigamiento de los guardias, que aún se mantenían apostados en la puerta de la oficina.

No entendemos la razón para usar estos modos violentos que no tienen precedente en la historia reciente del diario. Ninguno de los implicados hizo ni intentó nada en contra de la empresa. Tampoco entendemos la decisión de realizar despidos mientras hay un plan de retiro voluntario abierto. Nos preocupa gravemente la agresividad en el trato de la empresa con sus propios empleados.

Consternados, al día siguiente los trabajadores de AGEA realizamos una multitudinaria Asamblea donde resolvimos de forma unánime:
  • Repudiar los despidos y cualquier tipo de presión para adherir al retiro voluntario.
  • Exigir que la empresa retrotraiga la situación de los dos compañeros despedidos, brinde disculpas formales por el accionar de la seguridad y se comprometa a finalizar con las intimidaciones y despidos.
  • Difundir públicamente los hechos.
  • Realizar un aplauzaso frente a la gerencia periodística pidiendo explicaciones sobre lo sucedido y solicitando, una vez más, que aclare las incertidumbres sobre el futuro de los productos editoriales de AGEA.
  • Declararnos en estado de alerta y volver a convocar Asamblea General para el martes 5/9.
Creemos que la convivencia pacífica y el esfuerzo mancomunado de todos los que trabajamos en AGEA son la única manera de afrontar los desafíos que nos plantean la actual coyuntura y el futuro. Nos gustaría que las gerencias periodística y de Capital Humano también lo entendieran así.
Comisión Interna de Trabajadores de AGEA/Clarín

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: