sábado, 15 de abril de 2017

La gestión de Cambiemos en Radio Nacional no da pié con bola

La patronal de Radio Nacional lanzó una nueva andanada de despidos con los que pretende descargar sobre los trabajadores la responsabilidad de un proyecto comunicacional y periodístico que no camina de ninguna manera

La gestión de Cambiemos en la radio, bajo la conducción de Ana Gerschenson, no da pié con bola y redujo el ya de por sí escaso nivel de audiencia heredado del kirchnerismo.

Para desviar la atención sobre esta realidad, la gestión pretende hacer buena letra mediante una acción represiva que no responde a ningún fin de recorte presupuestario sino a un acto de intimidación política cuando se avecina la próxima paritaria.

Los 21 despidos anunciados fueron cuidadosamente seleccionados: se trata de exdirectores de filiales del interior que, tras la llegada de las nuevas autoridades, fueron relevados en esa función y quedaron trabajando en planta.

La empresa pretende valerse, otra vez, de una polarización artificial con el kirchnerismo y de su desprestigio entre los compañeros -muchos de estos jerárquicos fueron correa de transmisión de las políticas precarizadoras y de ataques a los trabajadores y a la libertad de expresión de los Kirchner- para avanzar con un acto de disciplinamiento.

El ataque vuelve a poner en el tapete el viejo lastre que arrastramos en Radio Nacional, de trabajadores incorporados a la radio bajo Ley de Contrato de Trabajo (sin estabilidad plena) y no bajo nuestro convenio, el 32/75 que se encuentra en reformulación a perpetuidad y ha sido la excusa para este sistema de ingreso irregular.

Bajo el kirchnerismo este abuso se masifico como recurso de la patronal para mantener la fidelidad militante de los ingresados, con la complicidad de las burocracias sindicales que pululan en la radio.

Rechacemos los despidos
Hagamos asambleas en todas las filiales para defender los puestos de trabajo, por el salario, por el pase a planta de los contratados, el pase a convenio de los que están bajo Ley de Contrato de Trabajo y por sistemas de concursos para ingreso y promoción de trabajadores, transparentes, bajo control de una comisión mixta integrada por representantes electos en asamblea.

  • Contra los despidos
  • Por el 35% de aumento
  • Por la regularización del ítem “zona”
  • Por el pase a planta de todos los contratados
  • Todos los trabajadores al CCT 32/75

Asociación de Trabajadores de Radio Nacional, ATRaNa

Carlos Echeverría defiende su gestión en Radio Nacional
De Bariloche online publica el 13 de abril una nota en la que su autor me agrede gratuitamente haciendo gala del desconocimiento de datos mínimos sobre mi gestión al frente de Radio Nacional Bariloche durante casi 6 años. El “periodista” expone un claro desinterés por la verdad y derechos consagrados, sacando de foco la brutal decisión de RTA de despedir, de un día para otro, a 21 ex directores de radio de todo el país por razones –evidente y groseramente- políticas.

Tamaña barbaridad se describe en la nota como “una reducción de personal”. Mis 20 compañeros son profesionales altamente calificados que han hecho un gran trabajo de múltiple reconstrucción en cada una de las radios que condujeron. No han sido obras de alto perfil; la energía la pusieron en el tesón, el amor a la radio y en la dedicación a elevar la calidad del trabajo profesional y las condiciones laborales en cada una de las emisoras. Poco le hubiera costado al cronista averiguarlo. Como tampoco le hubiera costado saber que al momento del traspaso a la nueva gestión en diciembre de 2015 la empresa RTA-SE tenía todos los balances al día, controlados por la SIGEN y por la Procuración del Tesoro de la Nación.

El trabajo ha sido patriótico y desde el punto de vista institucional al momento de los traspasos irreprochable. La gestión con Tristán Bauer, Alberto Cantero, Maria Seoane y Matias Ciampini a la cabeza, ha entregado las 50 radios con transmisores de AM y FM nuevos, con inversión tecnológica y puesta en valor de edificios; por nombrar un poco de lo mucho que se hizo. Se trabajó para el presente pero sobre todo para el futuro, sin importar el signo político de gobiernos venideros.

Todo eso representan mis compañeros despedidos y muchos otros que han trabajado en diferentes roles en las radios a lo largo de estos años. Estos 20 compañeros representan también a sus familias y muchos de ellos tienen hijos de muy corta edad, de allí la angustia que los embarga. Nada de esto averiguó el cronista a la hora de escribir sobre la “reducción del personal”. Y tampoco vino a Radio Nacional Bariloche en esta semana donde me podría haber encontrado realizando tareas periodísticas y artísticas. Solo se limitó a reiterar datos incorrectos de antiguas ediciones tales como: “y en 2013 revalidó su cargo en un concurso que tuvo objeciones por la falta de difusión y debió ser prorrogado”.

Información: me presenté al concurso por antecedentes para la dirección de la radio en 2012, no hubo objeciones o impugnaciones de nadie ni prórroga alguna. La fecha de inicio de mi contrato tras el concurso es del 18 de octubre de 2012. Se trató de un concurso organizado por el Estado Nacional. Por lo tanto la gravedad de estos despidos radican también en que es el propio Estado que primero nos desplaza y luego nos despide (no un emprendimiento privado que “reduce personal”). Se trata de trabajadores que tienen derechos y que fueron vulnerados por el gobierno actual, que no sólo afecta derechos laborales vigentes sino que discrimina por razones políticas. Sería conveniente que este periodista y todo el personal del diario Río Negro conozca la Ley 23. 592 contra Actos Discriminatorios como también los Derechos Humanos a los que Argentina suscribe.

Por otra parte, es erróneo el orden cronológico de los hechos que menciona el periodista. Las operaciones para desplazarme del cargo concursado estuvieron a cargo de la dirigencia oficialista en la región, comenzaron el 14 de enero de 2016, y continuaron a lo largo de todo el año.
Se manipuló a muchas personas. Se atacó a otras con total desprecio por las consecuencias personales y emocionales para quienes temieron y temen por su estabilidad laboral.Yo ya estaba enfermo y de licencia mientras esto ocurría y aparecían publicaciones calumniosas en la prensa local y en las redes sociales. Pero muchas personas vinculadas a mi trabajo siguieron siendo agredidas durante un largo tiempo y debieron intervenir instituciones y personas para frenar la escalada.

Uno de los aspectos que hemos trabajado bastante durante mi gestión, es el de elevar la calidad del trabajo periodístico, no solo chequeando las fuentes, teniendo varias, cotejándolas y concurriendo a los lugares donde se producen los hechos que, justifican o no, la producción de noticias. Por último vuelve a referirse a mí para eludir la gravedad de estos 21 despidos. Observo que esta y otras notas anteriores son muy magras en cuanto al interés y en relación a la importancia que tiene para la región la Radio Pública de Bariloche (más allá de un hurto o de un traspaso de Dirección) por lo que me permito resumir brevemente algunos aspectos y propósitos de los años que tuve a cargo la radio y que con la participación de muchos de sus integrantes tuvieron como resultado un salto cualitativo en la calidad de los contenidos y el consecuente crecimiento de la audiencia.

La programación mejoró su nivel y se incorporaron nuevas voces. Las relaciones con la comunidad y con las instituciones se ampliaron notablemente. La definición de un perfil y una línea editorial le dieron un sello propio al tratamiento de las noticias y los criterios de selección de las mismas.La presencia de la radio en los barrios y las zonas rurales fue sostenida y se multiplicó. El aspecto físico de la radio cambió; pasando de un estado general de abandono a la puesta en valor de los espacios, arreglo, limpieza y equipamiento de los mismos. La actividad cultural se desarrolló paralelamente con el servicio de comunicación, retroalimentándose.. Una necesaria obra de refacción de todo el edificio de la radio ya había sido adjudicada a una constructora y fue suspendida en diciembre de 2015. Muchas cosas quedaron pendientes pero muchas otras pudieron realizarse gracias al esfuerzo del personal de LRA30 que sostuvo un proyecto comunicacional coherente con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.
Carlos Echeverría. DNI: 12.225.301

Sindicato de prensa denuncia “persecución”
El sindicato de Prensa de La Pampa, Zona Sur (SiPren), repudió la "persecución ideológica" a trabajadores de prensa implementada por las nuevas autoridades de Radio Nacional, a cargo del gobierno de Mauricio Macri, por los despidos de 21 exdirectores de emisoras, entre los que se encuentra Pablo Ferrero. Este es el antecesor de Germán Dittler al frente de Radio Nacional Santa Rosa.

En noviembre de 2015, siguiendo con lo requerido por la ley de Servicios Audiovisuales, RTA SE confirmó a Ferrero en el cargo de director, como ganador del concurso público y abierto Nº 03/2015. En agosto de 2016, tras dejar esa función, fue ratificado como empleado de la radio con la función de "productor periodístico".

"Desde el SiPren denunciamos que estas cesantías resultan discriminatorias y forman parte del programa de revanchismo, achique y flexibilización de la radio pública, que las nuevas autoridades de RTA SE iniciaran el año pasado con el despido de decenas de trabajadore/as en todo el país y el vaciamiento de las emisoras públicas de FM, mediante la implementación de una "Red Federal" que convirtió a esas señales en meras repetidoras de la AM 870, Radio Nacional Buenos Aires", denunció el gremio periodístico de la Zona Sur de la provincia.

"No es novedad -agregó- que los directores de Radio Nacional pasen a la planta permanente al finalizar su función. Por disposiciones internas del organismo, incluso pueden quedar como empleados sin haber concursado, siempre que hayan cumplido dos años como directores. A lo largo del tiempo, esto generó diversas problemáticas e inequidades en las 49 emisoras de Radio Nacional".

Además, el SiPren recordó el despido de un trabajador de prensa de esa emisora, Javier Urban, a la que calificó como de "persecución y revanchismo", bajo el argumento de que tenía dos cargos públicos. "Si fuera una política nacional de transparencia, habrían investigado a decenas de trabajadore/as en la misma situación, a lo largo y ancho de Argentina. Pero hasta ahora, Urban resulta el único trabajador despedido por esa causa en todo el país", argumentó el gremio.

"Por eso, y como siempre, desde el SiPren reiteramos nuestra exigencia para que los cargos directivos de los medios públicos (municipales, provinciales, nacionales) sean cubiertos por concurso abiertos de oposición y antecedentes con participación gremial, a fin de garantizar requerimientos de profesionalismo e idoneidad, condiciones que no están aseguradas en las designaciones políticas", sostuvo el texto difundido este viernes.

"Advertimos además que el despido de los ex directores sin sumario previo abre la puerta para que se produzcan más cesantías en el personal de planta permanente e instala una atmósfera de terror entre los trabajadores/as con contratos precarizados, que trabajan diariamente a la par de sus compañero/as, percibiendo menos de la mitad del salario de convenio y sin certeza sobre su estabilidad laboral. Por todo esto, desde el SiPren reclamamos la inmediata regularización de todo/as los contratado/as de Radio Nacional con garantía de estabilidad laboral como empleados públicos; demandamos que los cargos directivos se determinen mediante concursos abiertos, y exigimos la plena implementación del Convenio Colectivo de Trabajo 32/75 para todo el personal de la emisora", concluyó.

“Una película que ya vimos”
La senadora nacional Norma Durango (PJ-La Pampa) se solidarizó con los empleados de planta permanente que fueron despedidos de Radio Nacional y afirmó que a “esta película ya la vimos”, en referencia a una cantidad importante de trabajadores echados en la gestión de Mauricio Macri.

Ahora, se trata de los ex directores de las filiales que la emisora tiene en el interior de país. En total, son 21 despedidos que forman parte de una lista negra del titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi. En La Pampa, echaron a Pablo Ferrero, aunque el empleado no fue notificado.

“Un año después de haber sido desplazados de sus cargos de directores hacia funciones menores, los ex directores de las emisoras de Radio Nacional de distintas filiales que aún se desempeñaban en otras tareas, recibieron el telegrama de despido”, afirmó la senadora Durango.

Y agregó: “Reitero una vez más mi solidaridad con los trabajadores despedidos en todas las radios. En los primeros días de noviembre de 2016, presenté un proyecto de comunicación en el Senado solicitando al Ejecutivo que informara sobre la desvinculación de trabajadores de Radio Nacional y la quita del aire de programas de producción local, no sólo en nuestra provincia, sino en todo el país”.

Estabilidad laboral
“Reclamé y seguiré reclamando la defensa de la Radio Nacional Federal, la libertad de expresión y también la estabilidad laboral más allá de pertenencias partidarias, posiciones ideológicas o bajo qué gestión ingresó el contrato de trabajo.

La desvinculación de trabajadores y trabajadoras, dispuesta arbitrariamente es una clara violación del derecho laboral; máxime cuando esas rescisiones son injustificadas”.

Durante la gestión del macrista Germán Dittler, en Radio Nacional Santa Rosa fueron despedidos una cantidad importante de periodistas y productores radiales, entre ellos Javier Urban, Matías Sapegno y Gustavo Schnan, todos ingresados en la gestión kirchnerista. Ahora, el despido llegó a Pablo Ferrero, el cuarto en La Pampa.

Repudian despidos en Radio Nacional y se solidarizan con los trabajadores
Atendiendo la situación de los 21 trabajadores de planta permanente que cumplieron funciones de directores de radios durante la gestión del gobierno anterior, y que fueron despedidos por el Estado Nacional, entre ellos está la ex directora de Radio Nacional Iguazú “Horacio Quiroga”, la periodista misionera, María Itumelia Torres, el Partido Agrario y Social, el Movimiento Evita Misiones y el Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI) Misiones, repudian profundamente los despidos arbitrarios “por persecución ideológica”, y se solidarizan con los comunicadores afectados.

“Todo indica por los antecedentes de intolerancia antidemocrática de la gestión en las instituciones del gobierno de Cambiemos, que la Resolución tomada por el presidente de Radio y Televisión Argentina (RTA), Miguel Angel Pereira, es lisa y llanamente una situación de persecución ideológica, instrumentada incluso con el simbolismo de listas negras, que nos remonta a épocas que creíamos superadas en nuestro país”, señaló el diputado Martín Sereno.
Hizo hincapié en que la mayoría de los trabajadores y trabajadoras despedidas fueron designados como directores, habiendo participado en concursos públicos de oposición y antecedentes. Todos fueron expulsados de las direcciones de las 49 emisoras públicas que funcionan en todo el país, después de la asunción de las autoridades de la alianza Cambiemos”.

“Lista negra para disciplinar”
Por su lado, los comunicadores sostienen que la que confeccionaron con sus nombres, es una verdadera “lista negra” diseñada para “castigar a quienes suscriben a ideas o valores diferentes a las de la Alianza gobernante, y para disciplinar al resto de los trabajadores y trabajadoras”.Esas listas fueron confeccionadas desde “la conciencia del peor revanchismo con el estilo de épocas oscuras que parecen regresar”, expresan María Torres (Iguazú Misiones), Pablo Ferrero (La Pampa), Elena Corvalán (Salta), Jorge Ramírez (Rosario), Ernesto Espeche (Mendoza), María Eugenia Cisneros (Córdoba), Ariel Loreto (Ushuaía), Omar Turconi (Bahía Blanca), Ramiro Rearte (Tucumán), Federico Sánchez (Zapala), Lorenzo Hernández (Río Turbio), Carlos Méndez Bogado (Las Lomitas), Verónica Sesin (Santiago del Estero), Sebastián Abraham (SS de Jujuy), Martín Illanez (La Rioja), Edgar Wences Rubio (San Luis), Carlos Echeverría (Bariloche), Matías Ciampini (Neuquén), Pablo Zamorano (Ingeniero Jacobacci), Horacio Ghittoni (Paso de los Libres) y Claudia Rus (Mendoza LV8).

Más repudios
El presidente del bloque de legisladores del Frente para la Victoriaen Río Negro, Alejandro Marinao, repudió los despidos en Radio Nacional por parte del gobierno del presidente Macri y cuestiona las políticas persecutorias y que atentan contra los trabajadores.

“En el caso de Radio Nacional Jacobacci, Pablo Zamorano, uno de los despedidos de manera arbitraria e injusta es un trabajador de planta permanente que alcanzó el cargo de Director a través de concurso y lo ejerció con responsabilidad hasta el recambio de autoridades”, explicó.

Marinao subrayó: “Este avasallamiento de derechos adquiridos por los trabajadores es totalmente antidemocrático, falaz y malicioso porque también son familias que quedan en situación de vulnerabilidad. Pero además, es una persecución ideológica e intenta ser una medida aleccionadora para el resto de los trabajadores, a quienes les están diciendo que no pueden pensar de otra forma que no sea en linea con el el gobierno de Cambiemos”.

Ante esta situación, el legislador reclamó la “reincorporación inmediata” de los trabajadores, y apeló a “no permitir que sigan usando el miedo de los mismos como un recurso para imponer sus políticas de destrucción ideológica y política”.

Ver anteriores: Comenzaron los despidos en Radio Nacional MendozaDespidos y persecución ideológica en Radio NacionalHernán Lombardi: Decidimos la cesantía de todos los exdirectores de Radio NacionalLa Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa reclama: basta de despidos en Radio NacionalDespidos en Radio Nacional repercuten en NeuquénQuieren que Lombardi exponga en el Senado sobre la situación de Radio Nacional"Nosotros asumimos que un director de una radio pública es un cargo político", reconoce Hernán LombardiLa gestión de Cambiemos en Radio Nacional no da pié con bola

1 comentario:

  1. Haciendo lo que hay que hacer
    Ese es el eslogan con el que la gestión macrista encara las próximas elecciones. Para ello es condición necesaria generar una polarización extrema con aquello que represente todos los males posibles mediante la descalificación y la inhabilitación moral de quienes son identificados con el kirchnerismo para clausurar toda legitimidad en la confrontación. Si no se reconoce la legitimidad de los antagonismos no hay negociación posible ni por tanto necesidad de paritaria alguna. Y eso es lo que busca el macrismo. Como manifiesta aquí Atrana, la gestion macrista en la radio esta produciendo no solo el deterioro de la calidad comunicacional de todas las emisoras y por eso ademas el desdoblamiento de las frecuencias y el colapso lento pero seguro de las producciones locales y regionales, sino sobre todo el deterioro de las relaciones laborales. Si la gestión anterior precarizó, el macrismo va a profundizar esa precarización causando un grave daño: contratos cada 3 meses cuando antes eran por un año, contratos cada 6 meses a los eventuales que antes eran por un año, incertidumbre, inestabilidad, miedo.
    Estas formas de violencia son las formas de alcanzar el objetivo fundamental que obsesiona al macrismo: subordinar a la mayoría de la sociedad, obligarla a actuar contra si misma y a aceptar esa posición subjetiva. Con esto lidiamos, nosotros en la radio y miles de trabajadores estatales en otras reparticiones.
    Existen las listas negras, por eso despidieron selectivamente. Existe persecución ideológica. Existe el hostigamiento, el maltrato, el ninguneo y la imposición del miedo.
    Quienes aquí crean que tienen el pasto hachado y el puesto seguro siéntense un momento a pensar en lo que esta ocurriendo, estos despidos son el preanuncio de que vendrán más. A esta gestión no le interesa reconocer el derecho de los trabajadores, lo estamos viendo con los docentes. Si pueden despedir van a despedir, si pueden cerrar la paritaria en 18 % lo van a hacer, si pueden seguir precarizando por que habrían de aceptar mejoras laborales.
    Esta es la política del macrismo, una apuesta fácil de entender cuando ya no hay ninguna otra cosa para ofrecer.

    ResponderEliminar

Ellas/os aportan... o se quejan...

Otras Señales

Quizás también le interese: